lunes. 16.09.2019 |
El tiempo
lunes. 16.09.2019
El tiempo

Un guiño al motero más fiel

Puerta, en el centro de la imagen, muestra la bandera de Sanxenxo con la que fue agasajado. CONCELLO
Puerta, en el centro de la imagen, muestra la bandera de Sanxenxo con la que fue agasajado. CONCELLO
La organización e la Concentración Internacinal Mototurística Rías Baixas condecoró el pasado domingo a Félix Puerta, un amante de las dos ruedas que, desde hace 35 años, cubre los más de 1.000 kilómetros que separan Estepona de Baltar para acudir a la cita

EL SEGUNDO fin de semana de septiembre siempre está marcado en rojo en el calendario particular de Félix Puerta. Es entonces cuando este funcionario de la Policía Nacional se sube a su Honda Gold Wing 1800 GL para cubrir los 1.119 kilómetros que separan la localidad malagueña de Estepona, lugar en el que reside, de Baltar y participar en la Concentración Internacional Mototurística Rías Baixas, a la que no falta desde su primera edición. Su inquebrantable fidelidad hacia esta cita le convirtió en protagonista el pasado fin de semana de un más que merecido homenaje. Pacho, como le conocen sus amistades ("me empezaron a llamar así para diferenciarme de mi padre", cuenta), recibió, entre otros agasajos, una bandera de Sanxenxo, entregada por el Concello y el Motoclub Amigos de la Moto, responsable de la organización de la cita.

Ya de vuelta en casa, Félix Puerta reconoce que, aunque no es de lágrima fácil, el reconocimiento "me emocionó mucho. La verdad es que fue algo muy bonito y una sorpresa. Lo agradezco muchísimo", señala. A sus 63 años, el veterano motero asegura que su intención es continuar asistiendo a la concentración sanxenxina "hasta que el cuerpo aguante". Pacho fue uno de los 300 intrépidos que participaron en la primera edición del evento en 1984. "En aquel entonces nos reuníamos en Paxariñas", recuerda. El homenajeado tuvo conocimiento de esta iniciativa a través de otro amante de las dos ruedas, el pontevedrés Jesús Murgáis.

Puerta se quedó maravilado, no solo con el ambiente ("aquí siempre ha habido mucha camaradería", apunta), sino también con la gastronomía y el entorno. No es de extrañar que se haya convertido en un gran embajador de Sanxenxo en su tierra. "La verdad es que Galicia es fácil de promocionar. Además, en Andalucía hay mucho emigrante gallego y siempre hemos tenido buena relación", reconoce.

Durante años, Félix acudía a la concentración acompañado de su pareja. Sin embargo, ya lleva tiempo haciéndolo solo. Suele emplear unas 12 horas aproximadamente en cubrir la distancia entre Estepona y Sanxenxo, a través de la Ruta de la Plata. "Antes era más complicado, pero ahora las carreteras han mejorado muchísimo. La verdad es que lo llevo bastante bien. Además, es un viaje bonito de hacer", añade.

ANÉCDOTAS. Después de sus 35 participaciones en el evento, el motero de Málaga cuenta con un sinfín de anécdotas. Por ejemplo, recuerda que a la primera edición de la concentración acudió en una Yamaha XS 400. A Félix se le escapa una breve carcajada cuando hace mención a un pequeño problema que padeció en un viaje de retorno desde Sanxenxo. "Estábamos llegando a Mérida cuando nos quedamos sin combustible. Tuve que dejar a mi pareja e ir a buscar con la petaca un poco de gasolina a una estación de servicio. Por suerte, otro motero que había estado en la concentración nos vio y me ayudó. Esto demuestra el nivel de amistad y camaradería que hay entre nosotros", relata, a la vez que también menciona con cariño a Luis Marcial, uno de los fundadores del evento. "Somos muy amigos", asegura.

Félix Puerta agradece el homenaje y, además, rompe una lanza en favor de la labor que realiza el Motoclub Amigos de la Moto. "Siempre se puede mejorar, pero esta concentración me encanta. Hacen un trabajo excepcional". Palabra de un habitual en otras citas como Pingüinos y cuya pasión por el mundo de las dos ruedas le ha llevado a eventos desarrolados en países como Noruega.

Ningún positivo por consumo de alcohol

A pesar de que la concentración congregó, una vez más, a más de 15.000 participantes, las incidencias brillaron por su ausencia. Además, año tras años descienden el número de infracciones. Así lo confirman los datos facilitados por la Guardia Civil, que señala que, en esta ocasión, no se dieron positivos por consumo de alcohol. En el caso de estupefacientes, se tramitaron media docena de sanciones.

Además, solo se realizaron siete multas por exceso de velocidad, cuando, por ejemplo, en la edición de 2017 fueron ‘cazados’ 17 infractores.

Un guiño al motero más fiel
Comentarios