Ingresa en prisión el acosador de la joven de Sanxenxo tras quebrantar las medidas cautelares

El Juzgado de Instrucción nº 3 de Cambados decretó su entrada en el Centro Penitenciario de A Lama

El caso está en manos del Juzgado de Violencia de Género de Cambados. GONZALO GARCÍAARCHIVO
photo_camera Juzgados de Cambados. GONZALO GARCÍA

La familia de la joven de 21 años de Sanxenxo que había denunciado a su ex novio hasta en una veintena de ocasiones por presuntas amenazas de muerte puede respirar un poco más tranquila. El joven, de alrededor de 20 años, pasó este jueves su primera noche en prisión, después de que el Juzgado de Instrucción nº 3 de Cambados, que desde finales de abril de 2022 había asumido la competencia del caso, acordara durante la mañana de este jueves el ingreso inmediato del joven en el Centro Penitenciario de A Lama, tras una comparecencia que se celebró durante toda la mañana, desde las 9.00 horas, y que terminó con el traslado a prisión del denunciado durante el mediodía.

El joven tendrá que permanecer en prisión como medida cautelar hasta la celebración del juicio principal del caso, para el que todavía no hay una fecha prevista debido a su dilatada fase de instrucción, causada por el elevado número de hechos, denuncias y la documentación de las propias investigaciones pertinentes. El enjuiciado podrá permanecer comunicado, pero sin opción a fianza y, aunque frente a esta medida cautelar cabe todavía recurso de reforma y de apelación por parte de la defensa del denunciado, esto no causaría de modo alguno la suspensión de la medida acordada. Una vez que se celebre el juicio, podrá aceptar la pena que se le imponga y, con eso, obtener una reducción de un tercio de la condena, o bien recurrir la sentencia, en cuyo caso sería elevada a la Audiencia, que decidirá si la confirma o no.

La medida de prisión provisional fue acordada al constatar, tal y como explica la abogada defensora de la víctima, Sabela Fole, la inefectividad de las medidas cautelares previas. En este sentido, el denunciado, sobre el que pesaba ya una orden de alejamiento de 500 metros anterior, llevaba desde el pasado mes de julio una pulsera de geolocalización, bajo la prohibición de, además de no poder acercarse a la víctima ni al domicilio familiar, tampoco a la parroquia en la que se sitúa el negocio familiar. Tal y como detalla la defensa de la víctima, en este tiempo, el denunciado "había roto casi 20 dispositivos telemáticos" e incumplido las medidas cautelares, "entrando en zona de exclusión y acercándose a la víctima", además de proferir presuntas amenazas "cuya autoría no está probada pero que apuntan a una misma persona" a través de las redes sociales y demás plataformas, "y otras en público".

La situación de riesgo para la víctima, según la defensa, llegó a ser de tal magnitud, "que recibía unas ocho llamadas al día del Centro de Control COMETA", al no poder localizar al denunciado, "que permanecía durante horas desconectado del aparato porque se lo rompía. Por este motivo se pudo probar que, en este caso, el dispositivo no tenía eficacia", explicó. A la luz de los nuevos hechos, el pasado martes el Juzgado programó una comparecencia en la que tuvieron que personarse las partes defensoras, acordando el ingreso inmediato en prisión provisional.

CRONOLOGÍA

Para la víctima y su familia queda por delante todavía un largo procedimiento judicial, iniciado el pasado mes de febrero cuando, tal y como recogió este periódico, el Juzgado de Instrucción nº2 de Cambados emitió una orden de protección, motivada por una primera denuncia de la víctima, interpuesta en el puesto de la Guardia Civil de Sanxenxo tras un presunto intento de atropello por parte de su ex novio, con el que mantuvo una relación sentimental entre noviembre y diciembre del año anterior. Posteriormente, la Audiencia Provincial dejó sin efecto el auto por el que se imponía la orden, estimando el recurso presentado por la defensa del denunciado, sin posibilidad de recurso de la otra parte.

La cuestión de competencia del Juzgado fue puesta en discusión por la defensa del denunciado, que alegaba la inexistencia de tal relación sentimental. A pesar de ello, y tras elevar el caso a la Audiencia Provincial de Pontevedra, esta resolvió el pasado mes de abril dicha cuestión de competencia planteada por los juzgados de instrucción nº 2 y 3 de Cambados en favor de este último, que es el de Violencia sobre la Mujer. En julio de 2022 el Juzgado nº 3 decretaba una nueva orden de alejamiento y, posteriormente, la instalación de la pulsera COMETA.

Con la entrada en prisión del denunciado, la familia de la víctima permanece "máis tranquila mentres esté alí, despois de todo un ano tan terrible. Para ningunha familia é de agrado que teña que acabar pasando isto, pero preferímolo antes de que ocorra unha desgracia. A pesar disto, seguiremos en alerta polas ameazas que ten recibido a nosa filla", señaló el padre de la joven.

Comentarios