Martes. 18.06.2019 |
El tiempo
Martes. 18.06.2019
El tiempo

La renuncia de Gonzalo Pita y de Daniel Fernández deja a Sueiro como líder de SAL

Pita (en el centro), entre Sueiro y Fernández. G. GARCÍA
Pita (en el centro), entre Sueiro y Fernández. G. GARCÍA

El actual teniente de alcalde y el edil en funciones de Infraestruturas descartan aceptar el único acta que los liberales lograron en el 26M

Ocho años, dos meses y un día. Este es el tiempo transcurrido desde la presentación de Gonzalo Pita como candidato de Sanxenxo Agrupación Liberal (SAL) y su adiós a la primera línea política, anunciada este jueves por el propio teniente de alcalde en funciones. De esta manera, el candidato del partido independiente pone fin a 2.989 días de actividad en este ámbito, en el que se estrenó el 12 de marzo de 2011. Lo hace después de haber liderado a la oposición hasta 2015 y de formar parte del Gobierno local, primero como alcalde y luego como segundo espada del popular Telmo Martín, en la que, a su juicio, fue "un dos mellores mandatos da historia de Sanxenxo".

Aunque permanecerá ligado al único partido político del que ha formado parte en todo este tiempo, Pita ya no recogerá el acta de concejal en el próximo Pleno de investidura, fijado para el 15 de junio. Tampoco lo hará el número dos de la candidatura, Daniel Fernández, que el jueves también confirmó su renuncia a formar parte de la Corporación desde la oposición. De esta manera, el próximo portavoz de SAL será Jesús Sueiro, el actual concelleiro en funciones de Turismo.

Los malos resultados obtenidos en las últimas elecciones locales, en las que los liberales pasaron de contar con tres ediles a tan solo uno, han sido el factor decisivo en el adiós de Pita. La controvertida decisión de ceder el bastón de mando a Telmo Martín en 2017, sumada a la crisis interna que vivió la agrupación como consecuencia de esa medida (y que desembocó en la marcha de la actual líder de Ciudadanos Sanxenxo, Vanessa Rodríguez), acabó pasando factura en las urnas. Así lo reconoció Sueiro, que indicó que "tomamos nota" de lo sucedido, si bien matizó que el resultado final fue "digno", sobre todo teniendo en cuenta que "outras agrupacións sacaron menos votos ca nós e algunha nen sequera conseguíu representación na Corporación".

En todo caso, Pita, Fernández y Sueiro hicieron autocrítica y señalaron que "pode que non explicásemos ben o que fixemos e por iso a xente non o entendeu". En todo caso, los todavía ediles del Gobierno local insistieron en que su pacto con el PP sirvió para "desbloquear obras e demandas históricas que eran moi importantes para os veciños". Además, Jesús Sueiro admitió que la crisis interna también pasó factura. "Teño moi claro que iso afectou. Só hai que ver que, se sumamos os votos que conseguimos nós e os de Ciudadanos, teriamos tres concelleiros", explicó, a la vez que rompió una lanza en favor del trabajo realizado por Gonzalo Pita. "Non sei cando será, pero estou convencido de que, co paso do tempo, (a Pita) váiselle recoñecer o que fixo polo Concello".

FUTURO GARANTIZADO. SAL tiene un futuro por delante que, aunque a simple vista puede resultar complicado, está garantizado. Así de categórico se mostró Jesús Sueiro, que subrayó que "contamos cun grupo boísimo. Estou convencido de que esta foi a nosa mellor candidatura no que a capacidade de traballo e gañas se refire. Aquí temos xente nova que desde o primeiro momento deu a cara por nós. Non houbo que convencelos de nada".

Sueiro adelantó que la próxima semana se celebrarán reuniones internas "para marcar a liña de traballo a seguir".

La renuncia de Gonzalo Pita y de Daniel Fernández deja a Sueiro...
Comentarios