Juan Carlos I se despide de Sanxenxo, pero volverá

El rey emérito abandonó este martes Sanxenxo declarando que se va "muy contento" y que regresará "pronto" a Galicia
El rey emérito a su salida de Sanxenxo, este martes. EUROPA PRESS
photo_camera El rey emérito a su salida de Sanxenxo, este martes. EUROPA PRESS

Tras pasar una semana en Sanxenxo, sobre las 9.00 horas de este martes el rey emérito Juan Carlos I se despedía del municipio dirección a Vigo de copiloto en el Volvo conducido por su amigo Pedro Campos, dueño de la propiedad en Nanín donde se hospedó. Tras varios días sin declarar prácticamente nada a los medios de comunicación, este martes, vestido con una camisa blanca y un chaleco azul, bajó la ventanilla y después de varias preguntas de los periodistas que se encontraban allí declaró que estaba "muy contento" y que volvería "pronto" a Galicia. Además, se mostró agradecido a la prensa, "por estar tan bien con ustedes". 

Tras este gesto el emérito, subió la ventanilla, volvió a saludar y el coche continuó su marcha dirección a Vigo, donde don Juan Carlos I se subió a un avión privado en el aeropuerto de Peinador. 

Esta es la segunda vez que Juan Carlos I hace declaraciones durante su visita a Sanxenxo, ya que el pasado domingo aseguró que "volvería muchas veces" a Galicia durante este verano. 

A Sanxenxo llegó el pasado miércoles sobre las 15.00 horas rodeado de medios de comunicación que le esperaban. Sin embargo, este día no habló, solo saludó con la ventanilla subida. 

Entorno traquilo

Juan Carlos I pudo disfrutar su visita en Sanxenxo prácticamente sin problemas, con un clima y mar casi perfecto para navegar a bordo del barco de vela Bribón. Si bien, el viernes el clima no acompañó y el monarca optó por realizar una comida con amigos y la tripulación en la casa de su amigo Pedro Campos. 

El ambiente en Sanxenxo no ha estado muy revolucionado, sino que el entorno estuvo tranquilo durante su visita, cada vez más normalizada por la gente que se encuentra en la zona. Algunos visitantes y vecinos de Sanxenxo se acercaron a ver como el rey emérito y su hija, la infanta Elena, que apareció por sorpresa el sábado en la regata, subían a bordo de los barcos de vela. Él en el Bribón y ella en el barco de vela Ali Baba. 

Estas competiciones de vela que se celebraron en el municipio durante el pasado fin de semana le sirvieron como preparación para el Campeonato del Mundo de la clase 6m, en la que se prevé que participará el rey emérito y que se disputará entre finales de agosto y principios de septiembre en la isla de Wight, en Reino Unido. 

Esta tercera visita a España de Juan Carlos I desde 2020 ha pasado desapercibida para algunos visitantes y vecinos de Sanxenxo que declaraban no saber que el rey emérito se encontraba en la zona. Por otro lado, fueron muchos los que se acercaron hasta el faro de Sanxenxo para ver a don Juan Carlos subirse a bordo del Bribón. 

Con una victoria en la regata del domingo, Juan Carlos I se despedía de Sanxenxo para volver "pronto" y "muchas veces" más a navegar en aguas gallegas.

Comentarios