Juan Carlos I ejerce de patrón por la ría en compañía de su hija mayor, la infanta Elena

▶ La tercera jornada del emérito en Sanxenxo transcurrió en el mar junto a sus allegados, entre los que se encontraban Campos e Inés Muiños
El rey emérito se tomó una fotografía junto a una de sus amigas más cercanas, Inés Muiños, momentos antes de zarpar. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
photo_camera El rey emérito se tomó una fotografía junto a una de sus amigas más cercanas, Inés Muiños, momentos antes de zarpar. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

Al tercer día, el rey emérito volvió a aparecer en público. Lo hizo sin salirse del guión, completamente centrado en la navegación y seguido muy de cerca por su hija mayor, la infanta Elena, que en la noche de este jueves regresó a Sanxenxo para acompañar a su padre en los próximos días.

Juan Carlos I a bordo del Bribón este viernes. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Juan Carlos I a bordo del Bribón este viernes. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

Aunque se hizo de rogar, la esperada salida al mar del rey emérito tuvo lugar ante un volumen de medios de comunicación sensiblemente más moderado que en anteriores ocasiones, y en presencia también de algún que otro vecino o visitante curioso que se acercó a ver el embarque desde el espigón. Diez minutos antes de las 13.00 horas abandonó en coche la casa de Pedro Campos, en Nanín, donde permanece alojado, saludando a las cámaras con la mano, a ventanilla subida desde el asiento del copiloto, para trasladarse hasta el pantalán en una comitiva de vehículos en la que también se encontraba la infanta. En el pantalán, con el Bribón amarrado, todo estaba ya dispuesto para zarpar. Allí se encontraba también la tripulación del Titia, que participó junto al barco patroneado por Juan Carlos I en la jornada de entrenamiento y ante cuya armadora, Alicia Freire, el rey emérito literalmente se sacó la gorra en un gesto de respeto y simpatía. Hasta el pantalán también se acercaron otros allegados del emérito en el municipio, así como la mujer de Pedro Campos, Cristina Franze.

La infanta Elena junto a Inés Muiños en la embarcación auxiliar. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
La infanta Elena junto a Inés Muiños en la embarcación auxiliar. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

Con Juan Carlos I ya en el interior del Bribón, tras descender la escalinata del pantalán, la infanta Elena protagonizó algunos momentos de complicidad con su padre, con el que bromeó antes de subirse a la embarcación auxiliar, y al que también tomó algunas fotografías junto a la mujer de Josep Cusí, Inés Muiños, una de las amigas más cercanas del círculo íntimo de Juan Carlos I, y quien acompañaría a la infanta durante todo el trayecto a bordo de la lancha, de nombre Cristina. Momentos después de las fotografías, rozando ya las 13.30 horas, los barcos se dirigirían ría adentro para comenzar una jornada de entrenamientos que se prolongó hasta las primeras horas de la tarde.

Juan Carlos I embarcando en el Bribón. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Juan Carlos I embarcando en el Bribón. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

Poco antes de las 16.00 horas volvían a puerto para dirigirse directamente al chalé de Nanín, saludando a los allí presentes y sin parar en el Náutico.

Durante la jornada de este sábado Juan Carlos I volverá a patronear el Bribón en el primer día de regata, que comenzará a las 12.50 horas y, por la noche, está previsto que el emérito y la infanta acudan a la cena privada que se celebrará en el Real Club Náutico, como ya viene siendo tradición.

Comentarios