lunes. 23.09.2019 |
El tiempo
lunes. 23.09.2019
El tiempo

El ladrillo se reactiva en Sanxenxo

Viviendas que se están construyendo de nuevo en Seame. RAFA FARIÑA
Viviendas que se están construyendo de nuevo en Seame. RAFA FARIÑA

El Ayuntamiento recaudó más de 91.000 euros en licencias a lo largo del año pasado ▶ Durante los últimos seis meses se han gestionado más de 300 tramitaciones urbanísticas

Durante los primeros años del siglo XXI el Urbanismo fue, junto al turismo, la gallina de los huevos de oro de Sanxenxo. Sin embargo, la llegada de la crisis en 2008 supuso un frenazo en seco en un sector que, tras sufrir un durísimo golpe, poco a poco continúa dando signos de recuperación. En la villa de la comarca de O Salnés vuelve a verse maquinaria trabajando en obras que, en su momento, quedaron paralizadas, a medio construir, en diferentes parroquias; estructuras que acabaron por convertirse en parte del paisaje y que ahora retoman con brío su actividad.

Pero que la recuperación del ladrillo avanza de forma paulatina en Sanxenxo no solo es una sensación, sino que los datos también lo demuestran. Prueba de ello son, por ejemplo, los más de 91.350 euros que se recaudaron en licencias a lo largo del año pasado. A simple vista, la cifra no parece espectacular, pero casi triplica a las conseguidas a principios de esta década. Eso sí, la recaudación todavía se encuentra a años luz de las épocas previas a la crisis. Por ejemplo, solo en el año 2005 el Concello ingresó en sus arcas 493.499,34 euros en este apartado particular.

BUEN RITMO DE OBRAS. Tal y como explica la responsable del departamento de Urbanismo, la concejala en funciones María Deza, la actividad en lo que va de 2019 está resultando positiva. De momento, los técnicos municipales han despachado más de 300 gestiones de diferente índole. Lo que más solicitan los vecinos son comunicaciones previas, correspondientes a obras menores, que llegaron hasta las 228. A este dato hay que sumarle otras 64 peticiones para ejecutar trabajos de mayor envergadura. Asimismo, se tramitaron más de una treintena de certificaciones urbanísticas.

El ritmo de peticiones ha crecido notablemente con respecto a 2018, cuando las comunicaciones previas se quedaron en 189 y las licencias correspondientes a obras mayores fueron 48. La tendencia ya venía consolidándose desde 2017. De hecho, ese fue el mejor ejercicio en lo que a obras mayores se refiere, con 65 tramitaciones. Las menores, en cambio, se quedaron en 187. Lejos parece que empiezan a quedar los tiempos en los que apenas se gestionaban media docena de licencias durante todo el año, tal y como aseguró en 2011 el actual concelleiro de Facenda, Marcos Guisasola, que también dirigía ese departamento en aquella época.

El Gobierno municipal destaca que "la actividad está despertando. Aunque, de momento, no hablamos de un crecimiento espectacular, sí que es destacable". Además, la Concellería de Urbanismo señala que las licencias que más se están solicitando tienen que ver con obras nuevas, además de rehabilitaciones de viviendas antiguas.

Otro tema en el que el Concello tiene el punto de mira es en el desarrollo de diferentes suelos urbanísticos. El alcalde en funciones, Telmo Martín, recuerda que muchos de estos suelos están adaptándose a la reorganización de licencias aprobada en 2018.

El ladrillo se reactiva en Sanxenxo
Comentarios