Una llamada desde Madrid salva la vida de Mario, un reconocido artista de Vilanova de Arousa

Al no conseguir contactar con él, su amiga residente en la capital española alertó a las autoridades del municipio de O Salnés
Sede de la Policía Local de VIlanova. DS
photo_camera Sede de la Policía Local de VIlanova. DS

La noche de Semana Santa la vida le dio una segunda oportunidad a Mario, un hombre de 88 años de origen argentino y residente en Vilanova. Todo comenzó con una simple llamada desde Madrid, cuando una amiga llamó a las autoridades locales preocupado por su bienestar al ver que no recibía respuesta a sus múltiples intentos de comunicarse con Mario. 

La Policía Local de Vilanova respondió de inmediato y se dirigió al domicilio del octogenario. Lo que encontraron allí fue desgarrador. Mario se encontraba en estado crítico, con serios problemas de comunicación, dificultades respiratorias, hinchazón en la boca y sin capacidad para moverse o pedir ayuda.

Rápidamente se activó el protocolo sanitario y el afectado fue trasladado de urgencia al hospital, donde quedó ingresado en estado semiconsciente durante varias semanas. La intervención policial no se detuvo en el rescate del anciano. Además de asegurar su atención médica, se coordinaron con los Servicios Sociales de Vilanova de Arousa para garantizar su bienestar a largo plazo

Mario no solo era una persona mayor en situación de vulnerabilidad, sino que era un reconocido artista y autor local, con varios cuadros de pintura, libros y otras creaciones culturales e históricas en su haber. Tras lo sucedido, la Policía se encargó de asegurar su hogar, sus pertenencias y su valioso patrimonio intelectual durante su ausencia. 

La solidaridad también jugó un papel crucial en esta historia. La amiga de Madrid encargada de alertar a las autoridades, se personó en Vilanova al día siguiente para asegurarse de que Mario recibiese la ayuda necesaria y para expresar su agradecimiento por la rápida y decisiva intervención de los agentes que posiblemente salvaron la vida del anciano.

Casi un mes después del dramático episodio, el estado de Mario experimentó una notable mejoría, aunque todavía continúa ingresado en el hospital. Así, recuperó la capacidad de comunicarse y la Policía pudo hacerle entrega de sus pertenencias de uso necesario. A pesar de que en el momento de los hechos no era capaz de hablar ni gesticular, el afectado recuerda con gratitud el rostro del policía que entró en su casa aquella noche, brindándole el auxilio que no podía solicitar por sí mismo.

Comentarios