jueves. 09.07.2020 |
El tiempo
jueves. 09.07.2020
El tiempo

Menos chiringuitos y más medidas

El chiringuito de Silgar, que este año no abrirá, durante una jornada de playa el pasado verano. JOSÉ LUIZ OUBIÑA (ADP)
El chiringuito de Silgar, que este año no abrirá, durante una jornada de playa el pasado verano. JOSÉ LUIZ OUBIÑA (ADP)
LAS PLAYAS SE PREPARAN ▶Los adjudicatarios y responsables de los chiringuitos de Sanxenxo ven con incertidumbre la temporada de verano

Este verano la playa de Silgar será distinta. Y no solo por las medidas de seguridad en las que el Concello trabaja sin descanso de cara al comienzo de la temporada, sino que le faltará uno de sus tradicionales inquilinos: el chiringuito. Su adjudicatario durante los últimos años, Carlos Castaño, asegura que la inactividad del chiringuito deja en el aire el empleo de los 24 trabajadores con los que contaba habitualmente en temporada alta. "Non ter Silgar é moi malo para nós. Nin sequera o digo polo tema económico, senón polos empregados, porque once deles levan moitos anos comigo. Intentarei darlles traballo noutro sitio. É difícil, porque me chaman e eu quería mantelos", cuenta. A pesar de ello, también admite que la seguridad prima ante todo. "Por unha parte, tal e como están as cousas, case é mellor así. O importante é que non pase nada, o resto douno por perdido. E o que pense doutro xeito está equivocado".

Castaño, que justo había agotado la concesión este año, agradece que la crisis de la Covid-19 le haya pillado en esta circunstancia. "Polo menos non terei que pagar o canon, que é inevitable, porque é un contrato que asinas co Concello, e aí o Concello tampouco pode facer nada, porque incumplilo sería ilegal", aclara.

Si bien el chiringuito de Silgar no abrirá este año, sí lo harán los de A Lanzada, mientras que el de Areas mantiene la duda

A LANZADA Y AREAS. A pesar de la mala suerte que corrió este año el chiringuito de Silgar, su anterior adjudicatario deposita sus esperanzas en A Lanzada, donde también ha estado al cargo de los chiringuitos los últimos años, y donde espera volver a establecerse esta temporada, tras salir a concurso. "Seguirei intentando estar na Lanzada, e creo que non terei problema porque a miña oferta é boa". A pesar de eso, no todo será igual. De los cinco chiringuitos que salen a concurso, "non sei se poderei sostelos todos. O 70% da nosa facturación é en comida, e nun chiringuito é moi complicado manter as medidas de seguridade, imprescindibles nestas condicións. Non creo que sexa viable nin eu quero facelo, porque o importante é a seguridade ante todo", aclara.

En este sentido, valora como opción ofrecer tan solo bebidas y comida previamente elaborada, por lo que, asegura, las ensaladas serán las estrellas del menú playero. De todas formas, no se cierra a posibilidades. "Aínda poden cambiar cousas, e polo momento temos que ver como vai todo, o importante é poder ir traballando, aínda que sexa con turismo peninsular". En los chiringuitos que viene gestionando en la playa de A Lanzada, este adjudicatario da trabajo a 50 personas, entre los chiringuitos y el personal que trabaja con el montaje y la vigilancia de tumbonas, de las que también venía siendo responsable.

Tanto para los visitantes como para los empleados "o risco é enorme", y por eso se extremarán las medidas de precaución, según las directrices que reciban del Concello y de las autoridades competentes. "Para facer mal unha cousa, non a fago. Hai que aplicarse moito nisto e ter moito coidado. Para os negocios coma este, na situación na que estamos, se nos poñen unha multa por incumprimento e nos precintan o chiringuito para todo o verán, quedamos a dúas velas", dice, sin olvidar que en "cinco meses traballamos para todo o ano".

Otro de los chiringuitos que se sitúan en el entorno de la playa de A Lanzada, el conocido Pe Na Praia, ya tiene previsto una fecha de apertura, que será con el comienzo de la temporada, a mediados de junio. "Este año podíamos abrir en mayo, pero con todo esto mantendremos la fecha original", explica Leticia Moldes quien, junto con su pareja, Douglas Augusto dos Santos, dirige el chiringuito que ha llenado de cócteles y animación los días y las noches más calurosas del pasado verano. "Se prevé que va a haber mucha gente, pero en cualquier caso, no será como todos los años". A pesar de ello, cuentan con dar empleo a dez personas esta temporada, "de las cuales ya contamos con cinco", y por eso han anunciado en sus redes una oferta de empleo que, seguro, pronto se completará.

En Areas, las dudas son mayores con respecto al verano. "Estamos valorando opciones para ver que se hace y en conversaciones con el Concello", explica Nel Blanco, adjudicatario del chiringuito desde hace ocho años.Blanco, que se encarga tanto del chiringuito, como de las tumbonas y patines, tiene a su cargo siete empleados en agosto y cinco en julio, además de los refuerzos del fin de semana. "Sí me he planteado no abrir, depende de lo que nos compense. Si los números no salen, pues no se podrá", aclara. Blanco, quien también apuesta por O Grove para la temporada, asegura que "sabremos más" en junio. Por el momento, Areas está en el aire.

Menos chiringuitos y más medidas
Comentarios