martes. 10.12.2019 |
El tiempo
martes. 10.12.2019
El tiempo

El mercadillo de Portonovo se mantiene en su ubicación habitual tras el acuerdo

El mercadillo transcurrió con tranquilidad en su lugar habitual. EMILIO MOLDES
El mercadillo transcurrió con tranquilidad en su lugar habitual. EMILIO MOLDES
Las atracciones se instalarán finalmente en las inmediaciones del puerto, su emplazamiento tradicional, durante los cinco días que dura la fiesta de San Roque

Tras un mes en el que vecinos, feriantes y comerciantes protestaban por los cambios de ubicación de las atracciones y del mercadillo de cara a las fiestas de San Roque, las aguas han vuelto a su cauce. Y es que el acuerdo entre el Concello de Sanxenxo y los vecinos de Portonovo ha permitido que el mercadillo transcurriese con total tranquilidad y normalidad durante la mañana del lunes en su ubicación habitual. Pero para conocer toda la historia es necesario remontarse al detonante de esta situación.

EL PROBLEMA. Todo comenzó cuando el Gobierno local decidió trasladar las atracciones desde el puerto a las inmediaciones del campo de fútbol de Baltar. Esta decisión no gustó nada a los feriantes que alegaban que "allí sabemos que no vamos a ganar ni un duro" debido a la lejanía con respecto a las orquestas. A su vez, esta cambio obligaba a mover el mercadillo a la calle Rafael Picó durante los días que las atracciones estuviesen montadas.

Este colectivo se reunió en varias ocasiones con el Concello . De esas negociaciones salieron varias soluciones entre las que se contemplaba llevar una de las verbenas hasta el lugar donde se establecerían las orquestas o montar puestos de comida. Pero ante las negativas de ambas partes a las soluciones propuestas el problema se enquistó.

Desde el Concello aseguraban que la ubicación no se cambiaría y que las fiestas iban a transcurrir según lo planeado. Sin embargo, los feriantes sentenciaban que no iban a montar sus atracciones, sino que simplemente aparcarían sus camiones en las inmediaciones del campo de fútbol.

MOVILIZACIONES. Ante esta situación los vecinos de Portonovo se echaron a la calle bajo el lema "As festas non se moven, Portonovo si", y es que ellos no querían quedarse sin sus fiestas.

A pesar de la lluvia los habitantes de la villa protestaron el pasado jueves "esperando la respuesta del que manda, sin ánimo de buscar culpables, sino soluciones". Y esa protesta surgió efecto en el Gobierno local, ya que a petición de varios vecinos convocaron una reunión en la que tratar el tema e intentar buscar soluciones para que la villa no se quedase sin sus fiestas.

ÚLTIMAS REUNIONES. El nueve de agosto tuvo lugar la primera de las reuniones con los vecinos. Esta primera conversación sirvió para aclarar varios malentendidos entre Concello y vecinos. Al día siguiente se volvieron a reunir y el Gobierno local ya confirmó la autorización a los feriantes para montar sus atracciones en el entorno del puerto, lugar en el que vienen montando los últimos años. Pero eso si, bajo una condición: las atracciones solamente podrán estar allí durante los cinco días que dura la fiesta de San Roque, es decir, del 14 al 18 de agosto.

Esta decisión pone fin a unas semanas en la que la incertidumbre se cernía sobre las fiestas de Portonovo.

El mercadillo de Portonovo se mantiene en su ubicación habitual...
Comentarios