Una opción gastronómica que "¡manda carallo!"

Los gofres para gente sin vergüenza y con buen gusto llegan este verano al paseo de la Praia dos Barcos con las formas más atrevidas
Sanxenxo Por la tarde a partir de las 17 00 horas Hay que repetir las fotos del reportaje en la gofreria Manda Carallo Son para un reportaje al menos que salga el dependiente montando un gofre si no quiere foto de cara pueden salir clientes det (_MG_7569.JPG)
photo_camera Diferentes propuestas de 'carallofre'. ANXO LORENZO

En el paseo de la Playa dos Barcos, frente al Náutico de Sanxenxo, hay un nuevo local con sus puertas abiertas de par en par. Ambientado con luces de neón, de formas sugerentes y un logo con el eslogan "100% hecho con amor".

Como el amor no tiene edad, su dueño, Pablo Castro, comenta que la clientela es muy variada, "desde chavales de 17 y 18 años, a gente de 50 y más". Al ser la comida también una necesidad diaria, estos "sexygofres" se presentan como un postre delicioso: "Queríamos que fuera la expresión de ¡manda carallo, qué rico!, que te guste tanto que quieras repetir". El objetivo, asegura Castro, es ser una opción que permita interactuar con las personas que trabajan.

¿Hasta dónde quieres que te la meta?" o "¿solo la puntita o entera?"

HUMOR Y SABOR. Los clientes buscan pasárselo bien y, para ello, quizás no basta con comerse un "carallofre o pollofre" en público. Según el propietario, buscan "reírse de la forma en que se sirve"."¿Hasta dónde quieres que te la meta?" o "¿solo la puntita o entera?", son algunas de las fórmulas más empleadas a la hora de servir los "carallofres". Para los "conagofres", en el local se dan recomendaciones y consejos: "La tienes que comer caliente"; "bien mojadita"; "si se enfría ya no está tan rica".

Con solo un mes de experiencia "hemos tenido una buena acogida", asegura el dueño, que también afirma que el gofre favorito de los sanxenxinos y sus visitantes es el Sugardaddy, aunque en esta ocasión es más por gusto que por dinero. Otra de las variedades más probadas es el Black&White. Pero, a pesar de ser un pueblo que rompe con los estereotipos, el que más éxito tiene en Sanxenxo es el "carallofre", más que el "conagofre".

En caso de que alguien no sea "gofrero", también puede disfrutar de helados artesanos de hasta veinte sabores distintos. Una experiencia completa, sin excusa.