martes. 13.04.2021 |
El tiempo
martes. 13.04.2021
El tiempo

"Pedimos a la Embajada que nos ayude a salir de Filipinas"

Mayte y Guillermo junto a un grupo de turistas atrapados en las islas. CEDIDA
Mayte y Guillermo junto a un grupo de turistas atrapados en las islas. CEDIDA
Dos vecinos de O Salnés se encuentran atrapados en las islas junto a un grupo de 50 españoles tras el cierre de aeropuertos

La travesía por las Islas Filipinas fue, para Mayte Méndez y Guillermo Dopazo, un viaje de ensueño hasta que todo se torció. El matrimonio, natural de Meaño y Sanxenxo respectivamente, aterrizó el día 1 de marzo en las islas para pasar alrededor de 15 días en unas vacaciones de las que deberían haber vuelto este lunes.

“Nos enteramos por un madrileño que conocimos allí de todo lo que estaba pasando, incluido el estado de emergencia y el cierre de Manila, la capital. Él fue quien nos dijo que había que intentar volver ya, nadie más nos avisó”, relata Mayte a la 1.00 horas de la mañana (hora filipina), desde el aeropuerto de Cebú. “Esto son todo islas, las carreteras son de tierra, y desde donde nos encontrábamos hasta el aeropuerto más próximo, hay cinco horas de camino”, cuenta.

Un itinerario que, por supuesto, cubrieron hasta Puerto Princesa, en la provincia de Palawan, ante la amenaza de quedarse en tierra. “Llegamos al aeropuerto y nos dijeron que era imposible cambiar los vuelos. Tuvimos que dormir allí. Al día siguiente, sábado, volvimos a intentarlo, y nos dijeron que tampoco era posible. El domingo cerraron los aeropuertos, cancelaron todos los vuelos y empezaron a tomar medidas, pero no de forma ordenada”, explica.

La isla en la que se encontraban estaba cerrada por tierra, mar y aire. “El alcalde iba a dar 24 horas para que los extranjeros pudiéramos irnos, pero finalmente decidió que nadie podía salir”, explica Guillermo. Y perdieron su vuelo.

“Aquí no es una broma saltarse las prohibiciones. Tienen estado de alerta y también toque de queda"

Con las maletas a cuestas, el calor a 40º en el aeropuerto, al que cada vez llegaba más gente, pero del que nadie salía, “sin agua, comida, ni nada, tirados en el suelo”, Mayte y Guillermo, que ya se habían puesto en contacto con el Consulado de España en Filipinas sin recibir ninguna solución, compraron billetes de avión en tres compañías distintas para intentar llegar al aeropuerto internacional de Cebú, en la región de Bisayas. Y allí es donde se encuentran ahora, atrapados, junto a alrededor de 50 españoles, de los que han formado un grupo con 23 de ellos y otros dos gallegos. “Llevamos intentando ponernos en contacto con la Embajada española desde el viernes, pero nadie nos ayuda”, cuenta el matrimonio.

Al haber perdido su vuelo de salida de las islas, deben esperar hasta el siguiente que sale de Cebú, el 24 de marzo. “Y tampoco nadie nos asegura que podamos coger ese, porque en cualquier momento puede decretarse una nueva medida. Nos dijeron que iban a cerrar las islas. Si no logramos salir de aquí en el vuelo del día 24, hasta el 16 de abril no habrá ningún otro vuelo”, asegura Guillermo.

Y, la situación, además de precaria, es de inseguridad. “Aquí no es una broma saltarse las prohibiciones. Tienen estado de alerta y también toque de queda. La policía puede disparar sin preguntar. Este lunes hicimos follón en el aeropuerto y prohibieron las grabaciones”, cuentan ambos.

Ahora piden ayuda a la Embajada española o a alguna organización que pueda facilitarles la salida de las islas

“Solo por el hecho de que seas español ya no te dejan volar”, explica Mayte. “Nos sentimos desprotegidos y no tenemos ningún tipo de información. Estamos todos tirados en un aeropuerto. Mi cuñada, que nos acompaña, estuvo con gastrointeritis y ni siquiera hay farmacia, y en la única tienda que hay tienen mucho desabastecimiento. Si nos quedamos mucho tiempo aquí y nos pasa algo, morimos, porque no hay Sanidad”, dice.

Ahora piden ayuda a la Embajada española o a alguna organización que pueda facilitarles la salida de las islas. “Todo el tiempo que nos quedemos aquí a mayores lo estamos costeando con nuestro dinero, y por el momento estamos durmiendo en el aeropuerto. No sabemos qué haremos si la situación se alarga mucho más”, dicen. “Solo queremos volver a casa cuanto antes”.

"Pedimos a la Embajada que nos ayude a salir de Filipinas"
Comentarios
ç