domingo. 05.07.2020 |
El tiempo
domingo. 05.07.2020
El tiempo

Medio siglo viajando de Madrid a Silgar

El paseo de Silgar volvió a llenarse pese a que la afluencia a las playas fue todavía muy suave. GONZALO GARCÍA
El paseo de Silgar volvió a llenarse pese a que la afluencia a las playas fue todavía muy suave. GONZALO GARCÍA
Los primeros visitantes de fuera de Galicia llegaron este domingo al corazón de las Rías Baixas ▶Todavía son pocos. Los hosteleros esperan que la mayoría lo haga "a partir de esta semana"

Con la llegada del fin del estado de alarma en todo el territorio español, el sector del turismo por fin puede respirar tranquilo o, al menos, de momento. Desde hace un par de semanas, los primeros turistas autóctonos empezaron a asomar por las Rías Baixas para disfrutar del mar y de la playa después de tres meses de confinamiento.

Ahora, la libre movilidad por todo el país ha permitido que los turistas nacionales decidieran embarcarse hacia los parajes gallegos para empezar unas vacaciones veraniegas marcadas por la covid-19. En Sanxenxo y en Poio, dos de los destinos por excelencia de gran parte de los españoles para pasar la época estival, todavía el acento gallego es el predominante. Pese a todo, los primeros turistas procedentes de Madrid se dejaron caer ya por el paseo de Silgar.

Primeros turistas de Madrid en Sanxenxo. GONZALO GARCÍA
Primeros turistas de Madrid en Sanxenxo. GONZALO GARCÍA
 

Es el caso de Vicente Souto y su familia, que llegaron este domingo al municipio sanxenxino, siguiendo una tradición que va para los 50 años. "Venimos todos los años desde hace 49, este es como si fuese ya nuestro pueblo", explican los madrileños, que salieron a las 9 de la mañana de Madrid y llegaron a Sanxenxo "sin haber encontrado apenas tráfico".

La familia tuvo discrepancias con respecto al parcelamiento de la playa de Silgar. Mientras que los más jóvenes eran conscientes de que "si la situación es así tendremos que adaptarnos a este sistema", Souto y su cuñado expresaron que "no estamos nada de acuerdo con esto de las parcelas. Cuando estábamos en Madrid y vimos como iba a ser el proyecto parecía que las zonas iban a ser más amplias, con hamacas y todo, pero es que tal y como están ahora si nos metemos los seis ahí no podríamos, tendríamos que reservar dos parcelas".

Por ese motivo, el madrileño y su familia se decantarán por otras playas de la zona como la de A Lanzada, para evitar las parcelas, y así disfrutar de las dos semanas de vacaciones que pasarán en Sanxenxo.

Un grupo de turistas gallegos en una terraza. GONZALO GARCÍA
Un grupo de turistas gallegos en una terraza. GONZALO GARCÍA
 

Ourense, Vigo o A Coruña son las tres ciudades que más lugareños han dejado caer en Poio y Sanxenxo, cuyos arenales lucieron este domingo prácticamente vacíos por culpa del mal tiempo que acompañó toda la jornada. Pero las nubes, que tiñeron el día de gris, no impidieron que los primeros turistas del verano se diesen un paseo por la orilla del mar o en zonas como el centro histórico de Combarro.

Con el fin del estado de alarma, la localidad de los hórreos lucía diferente. Más coches y las terrazas de los locales de hostelería más llenas. También las famosas tiendas de souvenirs empezaron a tener más movimiento y más ambiente, aunque todavía de una forma muy lejana a la normal en estas fechas. Con respecto a los bares y restaurantes, en Combarro este domingo aún predominba el turisteo gallego. "Gente de fuera de Galicia, cero", explica Carlos Alvariñas, gerente de un restaurante de la zona. "Esperamos que a partir de mañana –por este lunes– empiece a venir más gente de Madrid, País Vasco, Cataluña... pero de momento solo viene gente de aquí, por lo menos a esta hora", anota el empresario mientras se acerca a una mesa de clientes gallegos.

Alvariñas manifestó la incertidumbre con respecto a las expectativas de cara al resto de verano. "La vida tiene que seguir, pero no se qué va a pasar. Me imagino que los de fuera empezarán a llegar esta semana o para julio, no lo sé", dice.

Carteles para peatones en el centro de Combarro. GONZALO GARCÍA
Carteles para peatones en el centro de Combarro. GONZALO GARCÍA
 

A pesar de que la oleada de turistas nacionales no resultó ser la que se esperaba en el primer fin de semana estival, algunos decidieron dejar atrás el miedo para volver a Galicia y continuar con la tradición familiar de visitar la localidad de Sanxenxo cada verano. Poco a poco y en los próximos días se espera que los turistas nacionales lleguen a la localidad y alrededores con el objetivo de pasar las vacaciones como normalmente, a pesar de que este año la época estival esté marcada por el coronavirus. Este hecho llevo a los concellos a realizar campañas de concienciación del uso de la mascarilla y a diseñar circuitos en las zonas de paseo –como es el caso de Combarro– para evitar así aglomeraciones.

A última hora de la tarde del domingo, la densidad del tráfico aumentó en la PO-308 y comenzaron a verse más coches de fuera de Galicia, probablemente de turistas dispuestos a pasar un buen verano en las Rías Baixas.

Medio siglo viajando de Madrid a Silgar
Comentarios