domingo. 28.11.2021 |
El tiempo
domingo. 28.11.2021
El tiempo

Así funciona el multamóvil más benévolo

Con poco más de un metro de longitud y apenas cuatro plazas, el multamóvil se ha convertido en el dueño del asfalto de Pontevedra, capaz de atemorizar a las carrocerías más monumentales y los motores que más rugen.

Ayer fue su segundo día de rodaje y el primero en el que algunos medios tuvieron la oportunidad de conocerlo más de cerca. La cita no defraudó: el ‘ollomóbil’ demostró que está en forma y que la rumorología que ha desatado peca de falsos mitos.

Cuando uno lo ve aparecer, no hay lugar a dudas. Los rótulos de la Policía Local lo delatan y, sobre todo, la cámara que lleva instalada sobre el techo, un portento de aparato que es capaz de registrar las matrículas de todos los vehículos que encuentra a su paso. No importa que los coches estén encajados como piezas de puzzle o que el mobiliario urbano entorpezca la visión, el objetivo puede rotar 360 grados, inclinarse y subir con una flexibilidad pasmosa.

Dos agentes pilotan el vehículo. Uno maneja el volante, mientras que otro se encarga de dirigir el sistema a través de una pantalla táctil ubicada en el asiento del copiloto. Este es el responsable de ordenar a la cámara hacia qué lado observar y qué tipo de sanciones vigilar: estacionamientos en plazas de servicio, en zonas de carga y descarga, en paradas de autobús, doble fila...

La cámara registra el tipo de vehículo seleccionado en dos ocasiones: en una primera vuelta, para tener constancia del sitio y el momento del aparcamiento, y en una segunda pasada para confirmar si hay motivos para expedir sanción.

Cuando detecta una posible infracción, lanza un aviso a la pantalla del copiloto, que obligatoriamente debe ser verificada por el agente. Si éste la constata, el sistema envía automáticamente un mensaje a los agentes motoristas que patrullan la zona, quienes se desplazan hasta el lugar y deciden si la denuncia se tramita o se encajona. En un futuro, cuando el multamóvil esté rodado y sea suficientemente conocido, se suprimirá este paso (que amplía el margen de reacción de los infractores), de manera que serán los propios agentes que conducen el ‘ollomóbil’ los que expidan las sanciones. No obstante, en ambos casos los policías imprimirán el boletín con la correspondiente denuncia y lo depositarán sobre la luna del automóvil, una práctica única en toda España que convierte al multamóvil en el más indulgente del país. En otros lugares no avisan de la falta cometida y hay casos en los que el infractor se topan en el buzón con un abanico de sanciones.

El sistema también cuenta con una aplicación que avisa a la grúa de los automóviles que han sido denunciados. Además, está conectado a la base de datos de la Policía Local, que en un futuro facilitará la localización de vehículos robados y advertirá de excepciones, como puede ser un coche autorizado para realizar una mudanza en un lugar donde no se permite estacionar.

Su efecto disuasor no se ha hecho esperar y las plazas en las que no se respetaban los tiempos ahora son objeto de la movilidad a la que apela el Concello.

Así funciona el multamóvil más benévolo
Comentarios
ç