'Bonnie and Clyde' se dejaron pruebas incriminatorias en su casa de Cambados

Vivienda de la pareja en San Tomé (Cambados) que fue minuciosamente registrada (Foto: Rafa Fariña)
photo_camera Vivienda de la pareja en San Tomé (Cambados) que fue minuciosamente registrada (Foto: Rafa Fariña)

PONTEVEDRA. Los 'Bonnie and Clyde de O Salnés' lo tienen crudo para salir indemnes de los numerosos delitos que les atribuyen las fuerzas del orden. Sobre todo después de las contundentes pruebas recogidas ayer en la vivienda que habían alquilado en Cambados y que les incriminan en, al menos, tres robos.

El registro domiciliario se desarrolló durante buena parte de la mañana. Los guardias civiles que llevan la investigación revisaron minuciosamente la vivienda y su esfuerzo dio frutos muy positivos: entre los papeles esparcidos por toda la casa se encontró documentación sustraída en dos robos con violencia: uno en Pontevedra y otro en Cambados.

Concretamente, el de la capital provincial fue cometido hace una semana. Miguel Ángel Serrano Losada y Carmen Castillo Romero circulaban a bordo de un Citroën Xsara Picasso cuando vieron en O Gorgullón a una joven que portaba un bolso. Sin detenerse, trataron de arrebatárselo por el método del tirón pero la víctima, de 33 años, lo agarró fuertemente, por lo que fue arrastrada durante unos metros hasta que cayó sobre la vía pública. Herida, fue atendida en un centro sanitario. El bolso fue recuperado horas después pero no tenía nada en su interior.

Un delito similar se cometió días antes en Cambados y, al igual que en el caso de Pontevedra, la pareja de delincuentes se dejó la incriminatoria documentación en su casa de San Tomé. El cerco policial al que fue sometida desde el sábado le impidió regresar a tiempo para destruirla.

Durante el registro de ayer también fueron localizadas las llaves de un turismo que pertenecían a un vecino de Ponte Caldelas en cuya casa había trabajado Carmen Castillo hace varias semanas, al poco tiempo de asentarse en Galicia tras su precipitada huida de la costa levantina, en donde se les relaciona con otra oleada de robos y asaltos.

La estrategia de la pareja consistía en que la mujer se ofrecía como asistenta para realizar las tareas del hogar. De esta forma conseguía valiosa información sobre los objetos de valor que hubiese en la vivienda y su localización. Cuando consideraba que la ‘vigilancia’ era suficiente, en compañía de su marido procedía a 'limpiar' todos los artículos que consideraban de interés.

En el caso concreto de esta vivienda de Ponte Caldelas, la sospechosa fue despedida por su jefe en cuanto se percató de que le faltaban algunas pertenencias.

Segunda pistola

Las pesquisas de ayer se completaron con otro objeto de gran interés policial: una pistola que lanza bolas de plástico con gran potencia y que posee una enorme similitud con un arma real. De hecho, se sospecha que fue el objeto con el que Miguel Ángel Serrano intimidó a la encargada de una zapatería de Meaño, a la que llegó a golpear con la culata.

Se trata de la segunda pistola intervenida a los sospechosos, tras la de aire comprimido que se encontró en el Xsara Picasso gris con el que huyeron del control policial del sábado en Vilalonga, y que acabó atrapado en una finca.

La Guardia Civil efectuó un arduo interrogatorio a la pareja a lo largo de la jornada de ayer y esta mañana la pondrá a disposición del Juzgado número 3 de Pontevedra, que finalmente será el que capitalice la instrucción de la veintena de delitos que se les imputa a los delincuentes.

Comentarios