martes. 26.10.2021 |
El tiempo
martes. 26.10.2021
El tiempo

El primer crematorio de Pontevedra abrirá sus puertas en la primavera de 2012

Si todo sigue su curso y no surgen imprevistos de última hora, los pontevedreses tendrán a su disposición el primer tanatorio-crematorio de la ciudad en primavera de 2012, siete años después de haberse iniciado los primeros trámites.

El complejo contará con cerca de 2.000 metros cuadrados y será construido en las inmediaciones del Cementerio de San Mauro por la empresa de mayor envergadura dentro del mercado funerario del territorio nacional, Funespaña, tras haber adquirido hace un mes, por cuatro millones de euros, a la firma Servicios de Empresas Mortuorias Pontevedresas (Sempsa), la misma que capitaneó el proyecto desde sus orígenes y que, entre otros asuntos, tramitó la recalificación urbanística de los terrenos. «La hemos comprado y, por tanto, salvado, porque tenía en su poder un activo muy importante: una licencia para construir el primer tanatorio-crematorio de Pontevedra, un aliciente que despertó nuestro interés para el plan estratégico de crecimiento que está acometiendo la empresa», explicó ayer el gerente de la entidad, Carlos Ruibal.

Contando ya con el beneplácito del Ejecutivo gallego y del Gobierno local, Ruibal presentó ayer en el Rexistro del Concello la solicitud definitiva de construcción, adjuntando el oportuno proyecto. Así, calcula obtener la autorización de obras dentro de «tres o cuatro meses» y, por tanto, empezar los trabajos en la primavera de 2011. El plazo de ejecución tendrá una duración máxima de un año, mientras que el presupuesto rondará los dos millones de euros. Cuantía más que significativa, pero que, al parecer, es totalmente asumible por Funespaña, «cuyo Consejo de Administración ya aprobó la inversión».

Sala vip, con o sin cruz

El tanatorio-crematorio será construido entre el cementerio de San Mauro y unas instalaciones de Fenosa, donde también se habilitará una amplia avenida para la entrada y salida de los clientes, familiares y allegados. En su interior contará con cinco salas de velatorio, una de ellas VIP, que será «de mayor dimensión» y utilizada para «casos excepcionales », así como con una capilla multiconfesional, preparada para acoger actos funerarios de todas las religiones, ya estén dentro o fuera de la tradición cristiana. «Por ejemplo, para los testigos de Jehová quitamos la figura de Jesucristo y sólo dejamos el crucifijo, mientras que para otros casos retiramos todo tipo de imágenes», explica Ruibal.

El complejo acogerá también una cafetería- restaurante, una floristería, una tienda de artículos funerarios- en la que se podrá comprar desde lápidas a vasijas para las cenizas-, un almacén, varias oficinas y dos aparcamientos: uno de 140 plazas, al aire libre, y otro de carácter privado. Albergará, además, una sala de tanatopraxia, donde se preparan los cadáveres y se aplican las oportunas técnicas de conservación, zonas ajardinadas y unas dependencias exclusivas para el horno crematorio, que traerá a Pontevedra una alternativa para el sepelio, por la que muchos aún se desplazan a otros concellos.

El primer crematorio de Pontevedra abrirá sus puertas en la...
Comentarios
ç