sábado. 27.11.2021 |
El tiempo
sábado. 27.11.2021
El tiempo

La familia de Sonia reprocha a la Justicia y a la Policía que no se investigue más

Mari Carmen Iglesias (izq.), junto a su madre, en las inmedicaciones de los Juzgados de A Parda. javier cervera
Mari Carmen Iglesias (izq.), junto a su madre, en las inmedicaciones de los Juzgados de A Parda. javier cervera

La decisión de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de desestimar la utilización de un georradar para ‘peinar’ el Monte Castrove ha supuesto un duro varapalo para la familia de Sonia Iglesias Eirín. La hermana de la joven desaparecida, Mari Carmen Iglesias, asegura que tanto ella como sus padres están «desencantados» con algunas decisiones de la magistrada especializada en violencia de género y reprochan a la Justicia y a la Policía Nacional que no se haya investigado más.

La familia prevé reunirse esta semana con su abogada, Isabel Martínez, para estudiar las posibilidades legales de solicitar la apertura de nuevas diligencias. No obstante, aunque afirma entender la situación de angustia de los seres queridos de Sonia, el auto de la Audiencia Provincial ratifica plenamente la decisión del Juzgado de Instrucción número 3 de Pontevedra de no autorizar el uso del georradar en el Monte Castrove y rechazar una nueva testificación de los funcionarios de Policía Nacional encargados de la investigación.

Mari Carmen Iglesias mantiene su fe en que la jueza no estime la petición del abogado defensor, Jesús Santaló, de retirar la imputación a la expareja de Sonia, Julio Araújo, y archive el caso de manera definitiva, pero admite que, «viendo cómo funciona la Justicia en este país», su esperanza «no es mucha». «Estamos un poco decepcionados con todo. Lo que nos gustaría es que siguiesen investigando. Aunque lo que la Policía ha hecho hasta el momento está bien, creemos que se podría haber seguido investigando para buscar más pistas», reclama.

El auto de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial concluye que la resolución denegatoria de la jueza instructora no responde a una motivación de carácter «arbitrario, caprichoso o irrazonable». La hermana de Sonia asegura que el único deseo de la familia es lograr que el caso no se archive, pero, al tratarse de una cuestión que no está en sus manos, «sino en la de los jueces», seguirán «haciendo todo lo posible» para que esto no suceda.

«No creo que Julio acceda a la prueba neurofisiológica»

La abogada de la acusación particular llegó a solicitar a la jueza instructora que se sometiese a la expareja de Sonia Iglesias, Julio Araújo, a una prueba neurofisiológica que determine las respuestas involuntarias de su cerebro (una especie de detector de mentiras que funcionaría sin necesidad de que el imputado tuviese que contestar a las preguntas). La técnica, denominada Prueba de Potenciales Evocados Cognitivos (P300), es utilizada en el ámbito médico, y fue aplicada al caso del ‘homicida de Ricla’, en Aragón. La hermana de Sonia Iglesias, Mari Carmen Iglesias, explica que, para que esta prueba pueda realizarse, debe contar con la autorización de la persona a la que se le practicará. «No creo que el imputado (el único hasta la fecha es Julio Araújo) esté de acuerdo en que se la hagan», subraya.

La familia de Sonia reprocha a la Justicia y a la Policía que no se...
Comentarios
ç