miércoles. 21.08.2019 |
El tiempo
miércoles. 21.08.2019
El tiempo

La oleada de hurtos nos sale muy cara

Botín de un hurto
Botín de un hurto

Los comercios minoristas de Pontevedra se han convertido en objetivo prioritario de los especialistas del hurto al descuido, pequeños ladronzuelos que basan su sustento económico en sustraer prendas de ropa, material de cosméticos y determinados productos alimenticios aprovechando un despiste de los dependientes. Lejos de lo que pueda parecer, las actividades de estos ‘cacos’ no perjudican únicamente a los comerciantes. También causan un grave daño a los consumidores, que sufren la subida de los precios de sus compras habituales.

Un reciente estudio elaborado por los comerciantes minoristas de todo el mundo revela que, en concreto, este incremento de los delitos contra el patrimonio suponen un coste medio de 70 euros a cada pontevedrés, unos 195 euros por familia.

Este informe concluye que el hurto cuesta al comercio minorista español el grueso de 2.510 millones de euros anuales, una cifra que, extrapolada a los comercios pontevedreses, supone un 1,31 por ciento de las ventas del sector.

Estas cifras se ven incrementadas por incidentes como el registrado hace tan sólo dos días en un comercio de la ciudad. La Policía Nacional identificó al vecino de Pontevedra R.T.R., de 41 años de edad, por llevarse varias prendas de vestir en un establecimiento comercial del centro de la ciudad.

Los hechos sucedieron el martes día 11 de noviembre, sobre las 18.20 horas, cuando la centralita de la Comisaría Provincial recibió una llamada en la que se alertaba de un hurto de dos prendas, una chaqueta y un jersey, valorados en 210 y 173 euros, respectivamente, en un establecimiento de ropa sito de la calle Oliva.

Al lugar se desplazó inmediatamente la Policía Nacional. Los agentes recabaron datos del presunto autor y la transmitieron al resto de las patrullas de servicio. Minutos después, una dotación localizó en las inmediaciones de la calle Domingo Fontán a un hombre que coincidía plenamente con las características aportadas y a quien se le incautaron las dos prendas de vestir sustraídas. El supuesto ladrón fue identificado y las prendas se devolvieron a la encargada de la tienda de donde habían sido robadas.

La oleada de hurtos nos sale muy cara
Comentarios