La 'zona 30' llega a las parroquias del rural a través de una ordenanza

El límite será de 30 kilómetros por hora donde no existan vías laterales para peatones y ciclistas. RAFA FARIÑA
photo_camera El límite será de 30 kilómetros por hora donde no existan vías laterales para peatones y ciclistas. RAFA FARIÑA

El vacío legal existente a la hora de actuar contra los conductores que se pasan de la raya en las pistas o caminos municipales quedará cubierto gracias a una nueva ordenanza de seguridad viaria que está tramitando el Concello de Pontevedra. Uno de los cambios más significativos que supondrá la implantación de esta normativa será el establecimiento de un límite máximo de 40 kilómetros por hora en aquellas travesías de núcleos con vías laterales para peatones y ciclistas, y de 30 kilómetros en las que carezcan de ellas.

El impulso a esta ordenanza, que lleva redactada desde hace mucho tiempo (está en ‘nevera’ desde diciembre del año pasado) y cuyo borrador ha sido remitido a los servicios técnicos municipales para que emitan sus informes, se produce en el contexto del Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico, que se celebrará el próximo 27 de noviembre.

Coincidiendo con esta efemérides, el Concello ha puesto en marcha una serie de iniciativas, entre las que se incluyen la propia ordenanza y la participación del alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, y de un miembro de la Policía Local, en un foro de Seguridade e Educación Viaria organizado por el Colexio Oficial de Psicoloxía de Galicia.

Tal y como explica el concejal de Ordenación do Territorio, Cesáreo Mosquera, la normativa pretende cubrir ''as tremendas lagoas que existen no Código de Circulación en cuestións de seguridade viaria''. Así, la actual legislación del Estado se limita a establecer un límite de velocidad de 120 kilómetros por hora en autovías y autopistas, de 100 en carreteras dos carriles con un arcén mínimo de 1,5 metros y de 90 en el resto de las vías.

Según señala Mosquera, ''iso supón que, en caso de non existir ningunha sinalización en calquera pista ou camiño municipal, a Garda Civil ou a Policía Local non poderían actuar no caso dun condutor que vaia a 90 kilómetros por hora por un sitio que teña tres metros de ancho e no que conviva con peóns''. ''É absolutamente disparatado -subraya- e xa se deu algún caso''.

En estos momentos, las vías de tránsito del rural tienen un límite de velocidad de 40 kilómetros por hora, pero solo allí donde existe señalización. El concejal de Ordenación do Territorio indica que la ordenanza fijará este mismo límite ''en todo ese tipo de pistas nas que conviven o tractor, o neno que vai á escola, os coches e a persoa que vai á finca con carretillo''.

Cesáreo Mosquera entiende que, en determinados puntos, esa velocidad máxima ''pode ser excesiva, sobre todo cando os vehículos teñen que pasar entre casas, e igual é necesario baixala a 30 kilómetros por hora''. Una propuesta que recoge el borrador de la ordenanza para las travesías de núcleo sin vías laterales y que significará el establecimiento de 'zonas 30' también en las parroquias del rural.

Además, la normativa municipal pretende condensar toda la experiencia acumulada por el Concello en la aplicación de medidas de calmado de tráfico e incremento de seguridad vial (como los 'lombos'). En este sentido, Cesáreo Mosquera asegura que existe ''unha demanda universal'' de este tipo de elementos en parroquias del rural y zonas periféricas de la ciudad. Peticiones a las que el Concello quiere responder con un estudio adecuado y siguiendo criterios de coherencia.

Mosquera, que hizo hincapié en el carácter pionero de la iniciativa, afirma que el contenido de la ordenanza está abierto ''a tódalas achegas'', por lo que, además de pasar el filtro de los servicios técnicos municipales, se someterá a un proceso de participación y será remitida a grupos políticos y colectivos sociales. El edil de Ordenación do Territorio espera que la tramitación pueda agilizarse durante este mes, de modo que la ordenanza pueda llevarse a Pleno y aprobarse a finales de año.

En un plazo de cuatro meses desde su entrada en vigor, se procedería a elaborar una propuesta de clasificación de los viales municipales en carreteras, travesías y vías urbanas.


Comentarios