Los alquileres elevados hacen mella en Benito Corbal

Establecimiento con el cartel de 'Se alquila' en Benito Corbal (Foto: Ángel Barreiro)
photo_camera Establecimiento con el cartel de 'Se alquila' en Benito Corbal (Foto: Ángel Barreiro)

PONTEVEDRA. Hasta hace unos años era casi imposible encontrar un hueco en una de las zonas con más tiendas de la ciudad, la calle Benito Corbal. Los comerciantes se disputaban un lugar en la conocida vía, una de las que más movimiento registran, pero ahora los propietarios comienzan a tener dificultades para encontrar interesados. Sin duda sigue habiendo un ambiente comercial, consolidado en parte a causa del imperio Inditex, pero es habitual encontrarse con algunos locales cerrados o anunciando en sus escaparates liquidación por cierre. El presidente de la Federación de Comercio de Pontevedra, Antonio Reguera, los cifra en "media docena" en este momento, aunque sostiene que en los últimos meses también se han establecido unos seis negocios "nuevos o que se han trasladado".

Los motivos que llevan al cierre de un establecimiento comercial son varios y, en muchos casos, personales. "El comerciante que tiene la oportunidad de llegar a la edad mínima necesaria para jubilarse se jubila, no sigue. Otros echan el cierre por motivo de rentas, pero como es la mejor zona comercial de Pontevedra están desocupados unos meses y después los propietarios llegan a un acuerdo y se abre algo", sostiene Reguera, aunque reconoce que en general la apertura de establecimientos comerciales es muy baja en la ciudad.

La causa más común de cierre de un negocio (o de traslado a una calle cercana, donde los alquileres resultan mucho más baratos) es la económica. Eso fue, por ejemplo, lo que llevó al cierre de una franquicia italiana de venta de camisas y confección. "Cerramos el 30 de abril, al igual que la zapatería de al lado, porque la cosa está muy mal", dicen sus responsables. La conocida zapatería decidió ubicarse en una zona donde el alquiler fuera más ajustado, y el lugar que ocupaban ya cuenta con varias firmas interesadas, una de ellas una cadena gallega y la otra de un empresario local.

Las inmobiliarias encargadas de arrendar de nuevo los locales que quedan vacíos coinciden en afirmar que el problema más habitual en Benito Corbal, una calle cuyo futuro comercial podría redefinirse si llega a materializarse la peatonalización ideada por el Concello de Pontevedra, es que los alquileres son demasiado elevados. En algunos casos, las rentas pueden llegar a superar los 6.000 euros al mes. "La cuantía más elevada a pagar en un negocio es la del local (cuando se está en régimen de alquiler). Y la gente busca abaratar costes en todo: en agua, telefonía, electricidad. Lo que pasa ahora se debe a la situación que estamos viviendo, no es por otra cosa".

La inmobiliaria Laybe presenta entre su oferta el local que hasta el mes de marzo era una peluquería, situada casi a la altura del Hospital. La dueña de este negocio decidió trasladarse a la cercana José Millán. "No se puede decir que sea caro o barato, vale lo que se pide porque es un local grande, está dentro de la media de lo que están pidiendo, pero no hay negocio hoy en día que pueda permitírselo", cuenta el responsable de la inmobiliaria, que reconoce que hasta el momento no se presentó ningún interesado.

El problema añadido es, en muchas ocasiones, la falta de comunicación con los propietarios y su reticencia a la hora de renegociar las rentas.

Pese a todo, muchos comprenden que bajar el precio del alquiler es la única opción en los tiempos que corren. "Los locales que están vacíos bajaron la renta hasta un 50%, incluso en algunos casos un 60%", sostiene el presidente de la Federación de Comercio. Antonio Reguera no duda en tildar la situación de la zona de Benito Corbal de "verdadera locura" hasta hace poco tiempo. "Había locales que se pagaban a 6.000 euros mientras que otros estaban a 700 y 500; ahora los hay que pedían 1.000 y están en 400 euros. Y otros no los bajan porque no tienen necesidad de alquilarlos, y ahí están, vacíos". La zona más cara, por ser la principal, sigue estando entre el cruce del hospital al principio de la calle, donde comienza A Ferrería.

Caso común

La situación de la ciudad no es ajena a lo que ocurre a su alrededor. El presidente del Centro Comercial Urbano Zona Monumental, Miguel Lago, afirma que "no es algo intrínseco de Pontevedra, es a nivel mundial y concretamente en España, con el paro y la recesión. Pontevedra no destaca precisamente por los cierres de grandes fábricas alrededor, porque no las tenemos, pero sí destaca por una bajada en el consumo por un problema de renta y por el tema del paro". En la Federación de Comercio se muestran de acuerdo con esta afirmación: "lo que pasa es que no hay clientes, el paro es muy grande, la gente está hipotecada. Aquí lo preocupante es que mientras el consumidor no tenga liquidez no habrá consumo".

Claro que no falta quien, ante las adversidades, se lanza a llevar adelante el proyecto que cumplirá el sueño de su vida. "Hay mucho interés de gente emprendedora con ganas de montar un negocio, lo que pasa es que la viabilidad de su proyecto pasa por el precio del alquiler", dice Miguel Lago. En su opinión, "la renta está a tiempos de antes de la recesión", por lo que es necesario un acomodo entre la cifra que pida el propietario y el momento económico que vivimos. "Así es imposible hacer un negocio rentable. Aquí el problema no es la circulación de personas o que no sea zona de consumo, porque todo el mundo quiere estar pegado a la cadena Inditex. El problema es que se hace inviable cualquier proyecto que tengas entre manos".

Por su parte, Antonio Reguera cree que el cambio ya está llevándose a cabo: "Benito Corbal no escapa a lo que pasa en las demás calles, quiero decir que la crisis le afecta y lógicamente las ventas bajaron", sostiene el responsable de la Federación de Comercio, que cifra esta bajada "entre un 25 y un 30% de enero a mayo" mientras que la media en la provincia es un 32%. Si el comercio sigue adelante es, según Reguera, sobre todo gracias a las ofertas, sobre todo de cara al verano.

Las inmobiliarias se muestran de acuerdo con la bajada en los precios de las rentas como única opción para mantener el movimiento usual en el mercado. "Nosotros somos los primeros en decir a los propietarios si se plantean hacer alguna. Es lo normal hoy en día, pero al final es la propiedad la que decide. Si el precio parece muy alto, la gente buscará locales más pequeños", cuenta el responsable de uno de las agencias de la ciudad.

El gigante asiático

En la denominada 'Milla de Oro', una zona de poco más de 600 metros que va desde Benito Corbal hasta la pasarela de Loureiro Crespo, existen en la actualidad 111 locales. Trece de ellos están cerrados (ver gráfico).

La crisis ha golpeado también a los empresarios chinos, que se han visto obligados a cerrar recientemente algunos negocios ubicados en Loureiro Crespo y en Benito Corbal cuelgan ya un cartel de "Liquidación" por el cierre de un comercio textil.

Comentarios