Los archivos judiciales ya no tienen sitio para almacenar nuevos expedientes

La práctica totalidad de los archivos de los juzgados de A Parda y la Audiencia Provincial están colapsados de expedientes y sin apenas espacio para almacenar nuevos informes.

Los documentos se apilan en cajas que se depositan casi a diario en cualquier lugar susceptible de actuar como almacén, ya sea oficinas, pasillos o incluso despachos de jueces. La situación es común en todos los juzgados, si bien el nivel de saturación es gradual. En el Juzgado de Instancia número dos los archivadores se han convertido en una especie de muralla que separa las mesas de los funcionarios de la vida cotidiana de los juzgados, mientras que en el número cuatro una montaña de papeles reúne testimonios de hasta el año 1949.

En el Juzgado de Menores el magistrado se ha visto obligado a dar cobijo a los expedientes de los años 2009, 2010 y 2011 en su despacho, al mismo tiempo que los juzgados de lo Penal y la Fiscalía se ha quedado sin sitio para consginar nuevos documentos. En muchos casos, sobre todo en los juzgados de primera instancia, los informes llegan a convivir con pruebas de lo más variopinto, como bombonas de butano, garrafas de gasolina, armas blancas, jeringuillas y otros materiales que atentan contra la integridad de los propios expedientes y la seguridad de los trabajadores.

Solución

El colapso de expedientes y el almacenamiento de pruebas ‘peligrosas’ fueron denunciados hoy por el sector de justicia de CC OO, tras realizar una inspección en todos los juzgados de Galicia motivada por las denuncias de los trabajadores.

La conclusión de la indagación es que todos los archivos pecan de «falta de espacio» y presentan condiciones «que suponen un peligro para los trabajadores». Por ello, los sindicalistas Lola Filgueira y Pablo Valeiras instaron a la Administración a informatizar los documentos e iniciar con carácter urgente un plan de limpieza de expedientes.

El plan piloto de expurgo que se ha puesto en marcha en la Audiencia Provincial y en el Juzgado de Primera Instancia número uno no convence al sindicato, dado que la tarea de selección y clasificación de los documentos se ha encomendado al personal de los juzgados sin retribución añadida. «É una solución lenta e ineficaz e debería terse negociado cos representantes dos traballadores», reclamó Filgueira.

CC OO propuso otra solución que pasa por la contratación de personal de refuerzo o la realización de horas extra voluntarias por parte de los funcionarios; «algo que non debería supoñer un incremento do presuposto, posto que a Xunta ten orzamentadas oito prazas na Audiencia Provincial e nos Xulgados de Paz, que están sin cubrir», explicó Filgueira.

Como fórmula complementaria el sindicato demandó la impartición de un curso de formación para la criba de los expedientes, en aras de garantizar la conservación de los «documentos históricos».

Comentarios