Los vecinos mantienen la vía judicial lejos del perímetro de la Brilat

Asamblea celebrada en Salcedo
photo_camera Asamblea celebrada en Salcedo

Tarde o temprano, la franja de seguridad de la Brilat será objeto de un contencioso ante la Audiencia Nacional. Pero los vecinos de Salcedo han decidido no emplear todavía esa baza: aunque la posibilidad de iniciar acciones judiciales en contra del decreto que establece el perímetro del cuartel está sobre la mesa, una mayoría prefiere no presentar un recurso de mano de la actual junta directiva.

El pabellón de deportes de Cabanas fue escenario ayer de una asamblea comunal cargada de tensión, en la que un buen número de miembros de la agrupación reclamó la dimisión de los actuales responsables de la agrupación.

La decisión del presidente, Pastor Torres, y de su equipo de continuar al frente del colectivo se tradujo en un «no quiero»: ninguno de los puntos del orden del día salió adelante, ni siquiera el referido a la Brilat, que proponía trasladar a la justicia la defensa de los intereses vecinales. Aunque la junta directiva y el grupo crítico coinciden en la necesidad de presentar un recurso contencioso administrativo, una mayoría optó por aparcar el asunto para que no sea el actual equipo el que esté al frente de la operación.

Algo «inaudito»

Es probable que la decisión de Pastor Torres de no convocar la asamblea extraordinaria solicitada por los opositores llegue antes a los tribunales que el decreto del perímetro: los detractores de su gestión aseveraron ayer que recurrirán a la justicia, puesto que Torres se negó a firmar la solicitud de petición de una asamblea extraordinaria que contaba con las firmas necesarias para la demanda de este trámite.

«Lo que ocurrió hoy -por ayer- fue inaudito», aseveró Fernando Pintos, vecino crítico con la vía elegida por Pastor Torres y su equipo para gestionar la polémica sobre la franja de la Brilat. Los comuneros que apuestan por el cambio en la junta directiva optaron por rechazar todos los puntos del orden del día porque han perdido toda la confianza en la actual directiva: «Votamos en contra de todo porque no queremos que se encarguen del asunto unas personas que no han hecho nada en seis años», manifestó Pintos. «Quieren que todo esté en sus manos, y nosotros ya no queremos que lleven nada adelante», señaló.

Comentarios