Marcón, Mourente y Bora reciben composteiros para hacer fertilizante

Reunión celebrada en el Pazo (Foto: Javier Cervera-Mercadillo)
photo_camera Reunión celebrada en el Pazo (Foto: Javier Cervera-Mercadillo)

PONTEVEDRA. Cerca de 50 vecinos de Marcón, Mourente y Bora recogieron ayer en el Pazo da Cultura su respectivo compostero para crear su propio fertilizante en la casa, sin tener que recurrir a productos artificiales o elementos químicos de última generación.

La recogida tuvo lugar en un acto conjunto organizado por la Concellería de Servizos, que dirige Carme da Silva, en colaboración con la asociación ecologista Adega. En este recibieron información útil sobre los aparatos, un pequeño manual y el propio compostero, un modelo que, al parecer, es uno de los más resistentes y eficaces del comprado.

Las instrucciones para la uso de los recipientes fueron igual de sencillas que el propio 'modus operandi' de los composteros. El único cuidado que precisan es tener cuenta de que haya un equilibrio entre los materiales mezclando los residuos más húmedos (como las sobras de la comida) con elementos más secos, del estilo de hierba o paja.

Luego solo queda esperar por la descomposición natural de los residuos orgánicos, que se descompoñenen en presencia de oxígeno, agua y microorganismos. En cualquiera caso, los beneficiarios recibirán nos próximos meses las tres visitas de control que prevé realizar Adega para comprobar el funcionamiento de los composteiros y resolver dudas.

La finales de año se obtendrán los primeros fertilizantes, con los que se podrán enriquecer pequeños jardines y pequeñas huertas, al gusto del usuario. Las ventajas serán triples. Los beneficiarios ahorrarán cartos, reducirán la bolsa de la basura y obtendrán compost que, según la asociación Adega, será de primera categoría.

En el rural ya hay más de un vecino que pode constatarlo. Por ejemplo, los que ya cuentan con su propio composteiro en la casa, pero también varios residentes en Tomeza y Salcedo, donde el Ayuntamiento celebró hace años una experiencia piloto.

De este turno, los únicos requisitos eran estar empadronado y tener la residencia habitual en alguna de las tres parroquias (Marcón, Mourente o Bora), disponer de una pequeña huerta o jardín y no haber participado en ningún programa semejante de compostaje.

Así y todo, los objetivos volvieron a ser los mismos. El primero y más importante: fomentar la reutilización de los residuos orgánicos.

Administraciones y cofradías impulsan el compostaje de algas de arribazón

Las administraciones local, provincial y autonómica previene poner en marcha un proyecto piloto en la provincia para la recogida y compostaje de algas de la arribazón, en colaboración con las cofradías de Pontevedra, Raxó y Lourizán.Representantes de todas las entidades acordaron ayer crear un grupo de trabajo para estudiar la propuesta. Esta consistirá en la retirada de algas en zonas de costa donde hay marisqueo y su transformación en compost de clase La. La iniciativa prevé beneficiar al gremio de los marisqueros y a los propios usuarios de las playas, puesto que redundará "na limpeza do fondo da ría", señalaron ayer.

Comentarios