jueves. 20.01.2022 |
El tiempo
jueves. 20.01.2022
El tiempo

Más de 3.400 familias de Pontevedra tienen a todos sus miembros en paro

Los efectos de la lacra del desempleo y de la falta de alternativas viables para acceder al mercado laboral se agudizan en Pontevedra, todavía a la espera de que los brotes verdes salgan a relucir.

La Encuesta de Población Activa ha desvelado hoy un preocupante incremento del número de familias sin ningún tipo de ingreso, cuyos integrantes se ven abocados a la solidaridad de los abuelos pensionistas, entidades benéficas y el círculo de allegados. Según UGT, el concello reúne ya a 1.110 viviendas en esta situación, 225 más que hace tan solo tres meses y casi seis veces más que a finales de 2009 (413 casos), cuando la crisis ya presentaba síntomas graves.

La evolución no solo tira por tierra la pequeña recuperación que tuvo lugar hace un año, con la reducción del número de hogares sin ingresos, sino que hace reactivar las alarmas. «Son uns datos moi dolorosos, que poñen de relevo o gran deterioro que hai en Pontevedra. Aínda que o Goberno central intente ocultalo, cada vez son máis as familias que teñen que botar man das entidades benéficas», advirtió ayer el secretario intercomarcal de UGT Pontevedra-Arousa.

Otro de los indicadores muestra el aumento de los núcleos familiares con al menos un miembro activo (con más de 16 años y disponible para trabajar) en los que todos sus integrantes están en paro. El recuento realizado por el sindicato da cuenta de la existencia de 3.452 familias en esta situación, lo que significa 171 más que a finales de 2013 y más del doble de las 1.669 que se contabilizaban hace cuatro años. Si se establece una media de tres habitantes por vivienda, implica que el municipio reúne a 10.356 parados, una cifra superior a la que refleja la propia EPA (basada en encuestas) y las estadísticas del Inem, que cada vez denotan más la incredulidad y la falta de esperanza de los desempleados de encontrar trabajo a través del Servizo Público de Empleo.

Desempleo

Al margen de los indicadores económicos, la EPA muestra varios datos relacionados con el desempleo que, cuando menos, deben ser analizados con la mayor precaución.

Por un lado, la encuesta refleja a 2.000 desempleados menos respecto al cuarto trimestre de 2013, que hace pasar de una lista de 11.000 parados a una de 9.000. La bajada del desempleo va acompañada de un repunte en la población activa y la ocupada, que sube casi tres puntos gracias a la aparente creación de unos 2.900 puestos de trabajo. Sin embargo, ambos indicadores están lejos de significar un verdadero punto de inflexión en el crecimiento del desempleo.

La tasa de paro, del 22,1%, es la más alta de los primeros trimestres de los últimos tres años, o lo que es lo mismo, Pontevedra no empezaba un ejercicio con un índice de desocupación tan elevado desde 2011.

Por sexos, la EPA contabiliza a 5.600 varones y a 3.400 mujeres sin trabajo, lo que constata una vez más que los hombres sufren en mayor medida la destrucción del empleo en sectores eminentemente masculinos, como la automoción o la industria. Como contrapartida, hay más féminas en situación ‘inactiva’ (18.500) que hombres (12.200), entre las que se incluyen personas que se ocupan de su hogar, estudiantes, jubiladas, personas que reciben una pensión distinta a la de jubilación e incapacitadas para ejercer un puesto de trabajo.

Más de 3.400 familias de Pontevedra tienen a todos sus miembros en...
Comentarios