viernes. 21.01.2022 |
El tiempo
viernes. 21.01.2022
El tiempo

''A nena choraba e a cadela lambíalle as bágoas''

María Pazos, una niña de cuatro años, hizo pasar 90 minutos de angustia a sus familiares en la tarde de ayer en Pontevedra. La pequeña se perdió en las inmediaciones del campo de fútbol de O Casal, en Salcedo, y apareció a unos tres kilómetros de distancia, en O Regueiriño (Lourizán) tras una ‘excursión’ por caminos forestales con la única (y fiel, eso sí) compañía de su perro Xaqui. Ramón, su tío, explicó que ''cando unha nena de catro anos desaparece, tal e coma está o mundo, o primeiro que pensas son barbaridades. Non sei ata que punto o feito de que a rapaza estivera co can ao seu lado, un pastor alemán, ata certo punto pode impoñer un pouco, e tal vez evitou unha cousa peor''.

La pequeña paseaba con su abuelo Moncho cuando se perdió, y fue su tío Ramón el que coordinó, en ausencia de sus padres (María pasaba unos días con sus abuelos en Salcedo, pero habitualmente vive en Vigo junto a sus progenitores) las tareas de búsqueda.

''Era a unha e media ou así. O meu pai e a rapaza adoitan ir tódolos días a pasear polo monte, e cando estaban xa de volta, polo campo de fútbol, de súpeto a rapaza desapareceu. Meu pai empezou a chamala e non contestaba. Estívoa buscando uns minutos, e despois avisou á casa para que lle foramos a axudar a buscala. Eu fun alí correndo, e como non aparecía vin de volta pola estrada e comecei a parar os coches, por se alguén a topara'', recuerda.

En vista de que nadie ofrecía ninguna pista sobre el paradero de su sobrina, Ramón alertó a las autoridades.

''Sobre as dúas menos cuarto chamei ao 112, que xa se puxo en contacto coa Policía Municipal e coa Policía Nacional, que apareceron rapidísimo. Cando pasan estas cousas sorpréndeste moi gratamente. Ademais, o trato de todo o mundo foi moi cordial, cercano. Un dos coches que parei era dunha soldado, que me dixo que non mirara á nena pero que chamara ao cuartel, que igual podían organizar algunha batida. Creo que falei co comandante Domínguez, que me pediu uns datos da nena. Sei que logo estiveron varios militares por alí buscando''.

Despliegue de medios

El despliegue de medios que pusieron sobre la mesa los cuerpos de seguridad sorprendió a la propia familia y a los vecinos de la zona, que se preguntaban qué estaba pasando. ''Primeiro vimos ao helicóptero, e despois pasaron varias patrullas da Policía Local. Logo veu un furgón da Nacional, e xa pensamos que estaba pasando algo grave'', relata una habitante de la zona por la que transitó la pequeña.

''Estivemos na busca case ata as tres, pero un pouquiño antes chamoume un policía Nacional dicindo que aparecera a rapaza ahí en Regueiriño, e que estaba cun familiar. A min foi unha cousa que me desconcertou un pouco, porque non temos ningún alí. A partir de ahí, os pais da nena xa viñan de camiño e cruzáronse coa Policía, que os levou ata o lugar onde se supoñía que estaba a rapaza. Entonces se confirmou que estaba alí, como a catro quilómetros do lugar onde se perdeu'', añadió Ramón.

El tío de la pequeña señaló que la zona en la que se perdió era muy complicada. ''Eu tamén estaba polo monte buscando, e daste conta de que empezas a andar e non sabes moi ben por onde vas. Creo que pasou unha hora e media ou dúas horas dende que o meu pai a perdeu ata que a topamos''.

Julia, la vecina de O Regueiriño que la encontró, se congratuló de la suerte que tuvo María, pues el tramo de bosque que recorrió estaba lleno de peligros, entre los que destacaban sobre manera algunos pozos abandonados y abiertos a apenas unos metros del lugar por el que supuestamente pasó la pequeña.

La mayor parte de los vecinos y de los agentes a pie que emprendieron la búsqueda lo hicieron en dirección a O Casal (donde está la vivienda familiar de la niña). Solo el helicóptero Ángel, que cuenta con gran capacidad de maniobra desde el aire, y un vecino, que venía siguiendo unas pequeñas huellas que observó en una de las pistas forestales, acertaron con la dirección que tomó María, totalmente opuesta a su casa.

Xaqui, el mejor apoyo

La niña se perdió en compañía de su perra Xaqui, una pastor alemán de tres años que no se separó de ella ni un instante. De hecho, ante la llegada de la Policía, que pretendía llevarse a la niña en un coche patrulla, el animal se mostró agresivo, según testigos.

''A nena di que chorou bastantes veces -añade Ramón- e que a cadela lambíalle as bágoas. Cando a atopou a Policía meteron á rapaza nun coche e a cadela noutro, e para conseguir que se separasen tiveron atrancos''.

La colaboración entre los vecinos y las autoridades fue en esta ocasión ejemplar, y sirvió para evitar males mayores en una situación muy complicada.


''A nena choraba e a cadela lambíalle as bágoas''
Comentarios