"Pensabamos que se tiñamos moita sorte quedaríamos terceiros ou segundos"

Los chicos que participaron en la final del Club de Debate con uno de sus profesores, Luis Pereiro (centro). (Foto: David Freire)
photo_camera Los chicos que participaron en la final del Club de Debate con uno de sus profesores, Luis Pereiro (centro). (Foto: David Freire)

Su superpoder es el dominio de la oratoria. Los nueve chicos del IES Luis Seoane que el pasado sábado ganaron la final gallega del Club de Debate todavía no se creen que hayan logrado el premio. «Pensabamos que se tiñamos moita sorte quedaríamos terceiros ou segundos. Os profes apostaban porque quedasemos terceiros ou cuartos. Os nosos compañeiros de clase xa tiñan máis confianza en nós, e dicían que quedaríamos de primeiros ou segundos», afirma Judith Ortigueira, una de las chicas de primero de Bachillerato que, junto con Sara Martínez, del mismo curso, formaban el grupo de las oradoras. El resto de sus compañeros, Borja Piñeiro, Pablo González, Marcos Pérez, Pablo Ferreiro, Vanessa Búa, Daniel Pais y Juan García fueron los encargados de hacer las investigaciones previas y hacer algunas preguntas a sus contrincantes durante el debate. Ahora, al ver el interés que despierta su triunfo, solo pueden decir: «Que guai, parece que somos VIP!».

Hacerse con la victoria no fue una misión fácil. Judith afirma que «nos ensaios tivemos que traballar moi duro. Ademais, dúas das participantes viñamos de estar unha semana fóra nunha excursión. Cadrounos moi mal, por iso as dúas semanas anteriores á final do Club de debate en Ferrol foron moi intensas. Estabamos moi estresados e ata tivemos que vir en Semana Santa ao instituto a preparar todo».

Llegado el momento de la verdad, en el que les tocaba convencer al jurado sobre su postura de por qué se puede vivir en gallego, los chicos del IES Luis Seoane no se vinieron abajo. «Estabamos moi nerviosos, pero xa tiñamos a experiencia da fase local e iso deunos confianza, sobre todo para falar diante do atril, do público e do xurado», comenta Judith.

A pesar de eso, los nueve integrantes de este grupo de debate pontevedrés están de acuerdo con que el nivel de sus compañeros de otros centros gallegos estaba muy alto. «Os nosos contrincantes nesta ocasión xa eran os gañadores da súa respectiva zona, por iso nós non tiñamos ningunha vantaxe fronte a eles».

En cuanto a sus trucos o estrategias para vencer a sus oponentes, los alumnos del Luis Seoane confiesan no haberse guardado ningún as en la manga. Judith Ortigueira apunta que «levabamos preguntas preparadas, non para facelas nós aos outros equipos, senón por se nolas preguntaban eles a nós e así estar preparados. De todas formas, se eles non as usaban usaríamolas nós. Pero o que é ataque, non levavamos nada preparado».

Estos estudiantes de tercero y cuarto de ESO y primero de Bachillerato, guiados por dos profesores de Lingua Galega, Luis Pereiro y Manuel Lourenzo, saben que lo que consiguieron el sábado en Ferrol va a ser importante para su futuro. «Gañar un premio creo que sempre é importante, pero esta actividade está feita para m otivar á mocidade a falar en galego e, ao mesmo tempo, obríganos a preparar un tema e a usar a oratoria, algo moi importante en moitas probas, como unha oposición ou mesmo a selectividade», apunta Ortigueira, que continúa confesando que «gañar, á parte de facernos sentir ben con nós mesmos, é un recoñecemento a todo o traballo que fixemos».

Como en toda aventura entre estudiantes de su edad, los campeones del Club de Debate gallego cosecharon varias anécdotas, tanto durante el certamen como en el autobús de ida y vuelta a Ferrol, que tuvieron que compartir con el instituto que quedó último en la prueba, haciendo que la celebración fuese discreta. Sara Martínez afirma que algunos de los debates los dejaron «desconcertados, porque ou non sabes o que queren dicir os outros ou non entendes por que che din iso».

Amistad

Como ejemplo de la competición sana en la que se convirtió en Club de Debate, los chicos del IES Luis Seoane compartirán su premio con el grupo del IES A Xunqueira I, que también participó en la competición y que quedó en tercer lugar.

«O premio é unha fin de semana para 20 persoas nunha casa rural, para gozar da natureza e da vida fóra da cidade. Como nós non cubrimos todas esas prazas, imos invitar ao grupo de debate do IES A Xunqueira I, co que nos levamos moi ben, xa desde o ano pasado. Nesa fin de semana é cando o imos celebrar de verdade», comenta Judith con una sonrisa.

Comentarios