Martes. 12.12.2017 |
El tiempo
Martes. 12.12.2017
El tiempo

Pontevedra y sus ocho gemelas extranjeras que apenas conoce

Ayuntamiento de Pontevedra (Negros Occidental). libotero
Ayuntamiento de Pontevedra (Negros Occidental). libotero

Si usted es de lo que piensa que Pontevedra solo hay una, seguramente no esté exento de razón, pero sepa que está equivocado. La comunión de las palabras ‘Pontus Veteris’ que un día utilizaron los romanos para nombrar a la ciudad capitalina fue exportada al extranjero, del mismo modo que las artes de pesca, el culto a Jesucristo y otras señas de la cultura local y nacional. Por rendir homenaje, por morriña, por dejar pegada en una tierra extranjera... El nombre de Pontevedra se expandió por medio mundo para designar a tierras colonizadas y territorios de la nueva era. Estos son algunos de los ejemplos:

Ponte Vedra Beach, Florida (Estados Unidos)

De todas las ciudades que comparten nombre con la Boa Vila, hay una que destaca por su aproximación a la idea colectiva de paraíso. Se trata de Ponte Vedra Beach, una comunidad costera de Florida (Estados Unidos), donde proliferan las palmeras, los jardines inmaculados y un buen puñado de casas de lujo situadas a un palmo de playas kilómetricas. Cuenta con unos 30.000 habitantes y es conocida en la zona por sus balnearios, sus complejos hoteleros (alguno de cinco diamantes), sus pistas de tenis y sus campos de golf profesionales. El ingreso medio por familia ronda los 116.000 dólares anuales (92.000 euros) y el valor de una vivienda se acerca a los 720.000 dólares (575.000 €).

Originariamente, la comunidad era conocida como ‘Mineral City’ por la extracción de minerales que realizaba la empresa National Lead Company en los arenales de la villa. La actividad vivió su punto álgido durante la Primera Guerra Mundial, cuando se extraían cantidades ingentes de titanio, «un componente del gas venenoso y, por tanto, un mineral estratégico», explica la coordinadora del centro de visitantes de Pontevedra Beach, Lucía Miller.

Después de la contienda la demanda de minerales cayó, por lo que la National Lead Company decidió reconvertir el asentamiento en una comunidad turística y cambiar su nombre, «poco atractivo», por el de Pontevedra. «La razón real es desconocida, pero corre el rumor de que uno de los promotores leyó un artículo en un periódico que afirmaba que Cristobal Colón nació allí», precisa Miller.

Durante el mandato del ex alcalde capitalino Juan Luis Pedrosa, hubo un primer intento de hermanamiento cultural con la villa estadounidense, pero finalmente quedó archivado por problemas técnicos. En aquel momento Ponte Vedra Beach no tenía ayuntamiento, lo que dificultó las gestiones. Años más tarde, en 2002, el Rotary Club de Pontevedra encabezó una expedición por iniciativa de su homólogo de Florida y la Asociación Friends Across The Sea, en la que participaron representantes de la Deputación, la Cámara de Comercio y Aempe. Ambas entidades suscribieron un acta de hermanamiento, que promocionó las relaciones institucionales y comerciales entre uno y otro lado del charco.

Pontevedra, Buenos Aires (Argentina)

Al Oeste de la populosa Buenos Aires (Argentina) se encuentra otra Pontevedra, una ciudad que reúne a más de 30.000 habitantes y que fundada en el año 1873 por Miguel Navarro Viola (periodista y político argentino) y Enrique Quintana (hermano del que sería presidente de la República, Manuel Quintana). Se cree que el nombre se debe al elevado número de pobladores con ascendencia gallega, aunque también hay quienes defienden que fue por sugerencia del gallego Manuel Rodríguez, un vecino destacado del distrito Merlo al que pertenece la Pontevedra argentina.

El 17 de marzo de 1990 la ciudad fue ‘rebautizada’ con motivo de la visita del entonces alcalde ‘popular’ José Rivas Fontán, quien acudió acompañado de una comitiva de unos setenta pontevedreses para firmar un acta de hermandad con su homólogo en el país de la plata, Gustavo Adolfo Green. El acuerdo asentó unas vías de colaboración fugaces para desarrollar proyectos de investigación científica, cursos de formación, intercambios culturales, torneos deportivos y exposiciones, de las que nada se ha vuelto a saber.

En la actualidad alberga seis centros educativos, campos deportivos de distintos clubes y una zona industrial de noventa hectáreas, en la que conviven fábricas de productos químicos, de automoción y de otros elementos manufacturados. Además, al igual que su gemela, cuenta con un equipo de fútbol que lleva su nombre y también hace vibrar a la afición local.

Pontevedra, Negros Occidental (Filipinas)

En el sudeste asiático, en la isla de Negros de Filipinas, se encuentra la Pontevedra más poblada de todas las que traspasan las fronteras de las Rías Baixas. Tiene casi 50.000 habitantes repartidos en 23 distritos y está a unos 50 kilómetros de Bacolod, la ciudad más populosa de la provincia de Negros Occidental a la que también se conoce como ‘La Ciudad de las Sonrisas’.

Los nativos la bautizaron como Marayó, nombre que todavía conserva el río que atraviesa la ciudad y que hacía referencia a la lejanía del poblado primitivo, al que solo se podía acceder en barcos de vela desde las islas vecinas de Guimaras y Panay. El cambio de designación tuvo lugar a raíz de la colonización española de las tierras filipinas, iniciada a mediados del siglo XVI después de que el explorador portugués Fernando Magallanes reclamara en 1521 las islas para España.

Los historiadores de Negros Occidental desconocen quién fue el artífice del nombramiento, pero se muestran convencidos de que fue obra de algún colono con raíces gallegas, para tener siempre presente su tierra natal y acortar los más de 12.000 kilómetros de distancia que le separaban de ella. En el año 1856 esta lejana Pontevedra fue declarada pueblo y en 1901 municipio.

Pontevedra, provincia de Capiz (Filipinas)

En otra de las 7.000 islas que conforman el archipiélago de Filipinas se halla otra réplica de la ciudad capitalina. Se trata de un municipio costero con más de 42.000 habitantes, que está ubicado en la provincia de Capiz, en la parte noreste de la isla de Panay. Cuenta con una superficie bastante de 133 kilómetros cuadrados y está dividida en 26 distritos, de los que seis dan al mar.

Originariamente, el pueblo se llamaba Caguyuman (hormiguero), porque la gente acudía allí en masa cuando se celebraba el mercado. El nombre cambió a finales del siglo XIX por decisión fraile Gregorio Hermida, después de encontrar un parecido sorprendente con su ciudad natal: Pontevedra.

El municipio es rico en recursos agrícolas, sobre todo en plantaciones de arroz, caña de azúcar y maíz. Además, es conocido en la provincia por la calidad de sus mariscos y pescados, algo muy parecido a lo que ocurre con el corazón de las Rías Baixas.

Islote Pontevedra, islas Diego Ramírez (Chile)

Al suroeste del cabo de Hornos flota sobre el mar la Pontevedra más pequeña, un pequeño islote que forma parte del achipiélago de las islas Diego Ramírez (Chile). Sus dimensiones son reducidas, tanto que se trata de un territorio deshabitado. Sin embargo, si es por historia, debería ser una de las primeras en ser mencionadas.

El islote fue descubierto el 12 de febrero de 1619 por los hermanos pontevedreses Gonzalo y Bartolomé García de Nodal, los mismos que desde hace unos años dan nombre a la calle aledaña a la plaza de toros de San Roque. El hallazgo tuvo lugar en el marco de una expedición encargada por el rey Felipe III, con el objeto de explorar las tierras descritas un año antes por el holandés Willem Schouten en su incursión por la Tierra del Fuego.

El viaje culminó con el descubrimiento del archipiélago, al que denominaron Diego Rodríguez, en honor al piloto de la expedición. El único navegante que logró encontrar tierras más al sur fue el explorador James Cook, que superó la marca 156 años después al avistar las islas Sandwich del Sur.

Pontevedra en Perú, Georgia y Colombia

En el departamento de Ucayali (Perú) subsiste un pequeño poblado de poco más de 100 habitantes que también responde al nombre de Pontevedra. En el condado de Fulton, perteneciente a Georgia (Estados Unidos), hay otra ciudad homónima y bastante más poblada, con algo más 27.000 vecinos. En Colombia la ciudad del Lérez también ha dejado huella y en uno de los distritos de su capital, Bogotá, hay un barrio con su nombre.

Aparte de las ciudades homónimas del extranjero, Pontevedra designa a un buen número de espacios públicos dentro del territorio nacional. Hay avenidas con su nombre en San Sebastián de los Reyes, Vilagarcía, Sanxenxo y Ourense; plazas en A Coruña, Pontecesures, Fuenlabrada y Ávila, y calles en Zaragoza, Córdoba y Salamanca, entre otras.

Con tres hermanas portuguesas y una griega basta, la familia crecerá por otros derroteros

Aparte de contar con réplicas nominativas, Pontevedra está hermanada con cuatro municipios: las villas portuguesas de Gondomar, Barcelos y Vilanova de Cerveira, y Nafpaktos (Lepanto), la capital del municipio más viejo de Grecia.

Así lo refleja el listado de la Federación Española de Municipios (FEMP) de hermanamientos, una unión simbólica que fue promocionada poco después de la Segunda Guerra Mundial con el objeto de aunar lazos entre la población europea.

Otras fuentes documentales aseguran que Pontevedra también está hermanada con Salvador de Bahía (Brasil), Santo Domingo (República) y San José (República Dominicana), a los que se añaden los hermanamientos realizados a título particular por el Rotary Club con los clubes de Barcelos, Sicilia y Florida.

En cualquier caso, el Ayuntamiento no prevé aumentar la ‘familia’ mediante esta figura administrativa. Según explican las fuentes consultadas, el hermanamiento ha quedado en un segundo plano, relegado por otro tipo de alianzas más acordes a los tiempos que corren. Un ejemplo es la red de ‘Ciudades que caminan’, a la que se ha adherido con gran fuerza la ciudad capitalina. Esta reúne a 19 ayuntamientos españoles y portugueses que abogan por reducir la presencia de los vehículos en los cascos urbanos, limitar su velocidad a un tope de 30 kilómeros por hora y fomentar las medidas de seguridad vial.

Pontevedra y sus ocho gemelas extranjeras que apenas conoce