Se acaba el 'chollo' de ser funcionario

Aspirantes a un examen convocado por la Administración autonómica. dp
photo_camera Aspirantes a un examen convocado por la Administración autonómica. dp

PONTEVEDRA. Atención, este reportaje puede herir sensibilidades. Si usted es uno de los muchos pontevedreses que están preparando una oposición, quizás sea mejor que detenga la lectura. Si tiene alguna pregunta, consulte a su preparador.

El acceso al cuerpo funcionarial se antoja cada día más difícil y sin visos de regresar a los tiempos de prosperidad, cuando en muchos casos bastaba la constancia y la tenacidad para hacerse con una vacante. Ahora hay que hincar codos sin apenas dejar tiempo para otras ocupaciones y no perder ojo de las convocatorias.

Además, se han acabado los miramientos sobre las condiciones y ubicaciones de las ofertas. En la actualidad, si uno quiere ser funcionario debe estar dispuesto a hacer las maletas y a aceptar una nómina austera, con suerte, de mileurista.

El déficit acumulado y los recortes que pretenden paliarlo están detrás. La reducción de la plantilla pública en primer plano.

El Gobierno central pretende ahorrar 14.520 millones de euros con la amortización de plazas realizada en 2012 y la que prevé desarrollar este año y el que viene. El principal instrumento del que ha echado mano es la congelación de la oferta pública de empleo, ordenada por primera vez a finales de 2011, prorrogada en 2012 y 2013 y prevista también para 2014.

Solo se admite como excepción «la tasa de reposición del 10%» para funcionarios pertenecientes al ámbito docente o al sanitario, las Fuerzas Armadas, las Fuerzas de Seguridad del Estado, el servicio de extinción de incendios y los departamentos dedicados a la lucha contra el fraude fiscal y laboral. Y, aún así, la Administración local tiene que hacer auténticas filigranas para justificar la convocatoria del alguna de estas plazas.

Consiga AQUÍ la información completa

Comentarios