Un año y medio de cárcel para un kamikaze que embistió un vehículo policial

PONTEVEDRA. El Juzgado de Instrucción 2 de Pontevedra acaba de condenar a un delincuente que, en el marco de una temeraria huida de la Policía Local (era consciente de que carecía de permiso para ponerse al volante) acabó por embestir a uno de los vehículos oficiales causándole varias lesiones a uno de los agentes municipales.

La condena relata que el procesado realizó un giro prohibido en Manuel del Palacio antes de protagonizar una frenética huida por la autovía de Marín y por las calles de la villa morracense. Por ello se le impone una pena de seis meses de prisión (y la prohibición de conducir vehículos a motor durante dos años).

Su delito más grave llegó instantes después, en una pista ubicada en la parroquia marinense de Mogor. Allí en un momento dado, según reza la sentencia, «puso la marcha atrás dirigiéndose, con el propósito de menoscabar el principio de autoridad y la integridad física hacia el citado policía».

Como consecuencia de la embestida el agente se tiró a un lado (circulaba en moto), lo que causó importantes desperfectos en su vehículo y una fisura en la base interfalángica del agente (que precisó de 19 días para su curación).

Por estos hechos, el juez le impuso un año más de cárcel.

El Concello de Pontevedra se constituyó como acusación particular en su propio nombre y en el del agente, por lo que reclamó 1.000 euros de indemnización para el funcionario (por sus lesiones) y 750 para las arcas municipales por los daños en la moto.

El kamikaze deberá hacer frente a las indemnizaciones de forma solidaria con una compañía aseguradora, por lo que en este caso parece probable que los afectados perciban las cantidades. Junto a las cantidades citadas, el procesado deberá hacer frente a un multa de 12 meses a razón de tres euros diarios por la conducción sin licencia y a un mes más de multa por la falta de lesiones.

Comentarios