viernes. 28.01.2022 |
El tiempo
viernes. 28.01.2022
El tiempo

Un parque infantil oxidado alarma a San Andrés de Xeve

PONTEVEDRA. El deficiente estado en que se encuentra el parque infantil situado en el lugar de Sobral supone un riesgo para la integridad física de los niños que se divierten en esta zona de esparcimiento de la parroquia de San Andrés de Xeve. Los elementos de juego no cumplen la normativa dictada por la Unión Europea en cuanto a las condiciones de seguridad que debe reunir este tipo de instalaciones de ocio, ya que son metálicos en vez de estar diseñados con materiales más blandos que minimizarían el daño que les podría ocasionar a los pequeños que pudieran golpearse contra ellos.

Raquel Pampín, que reside junto al parque, explica que los columpios y los toboganes son «del año catapún y están oxidados y repletos de fisuras en las que cualquier niño se podría cortar». Añade que «cuando pase algo grave vendrán a cambiarlos, como siempre ocurre». Además, no comprende que las zonas de juegos del rural tengan que ser diferentes a las situadas en la ciudad, «porque se supone que los residentes en las parroquias tenemos el mismo derecho a disfrutar de unas instalaciones adecuadas que no resulten peligrosas».

Y es que la normativa europea obligó al Concello a retirar los juegos metálicos de todos sus parques infantiles. La Administración local solo aplicó la medida a los situados en el casco urbano, cuyos viejos elementos de diversión fueron a parar a zonas de recreo de algunas parroquias. La mayoría de estos parques están abandonados y plagados de maleza.

Un parque infantil oxidado alarma a San Andrés de Xeve
Comentarios