Vecinos de San Antoniño piden la mejora de "temas prioritarios" para el barrio

Durante la reunión de +Boavila, ayer. lorena castro
photo_camera Durante la reunión de +Boavila, ayer. lorena castro

Los vecinos de San Antoniño se quejaron ayer de vivir en uno de los barrios más abandonados del casco monumental y de ser la «zona de los experimentos», manifestando su disconformidad con las últimas reformas.

La primera reunión vecinal incluida dentro del programa municipal +Boavila, dedicado a mejorar la calidad urbana, la estética y la convivencia ciudadana, comenzó con las propuestas de los concelleiros implicados en el programa sobre las mejoras previstas para el barrio de San Antoniño.

Durante la intervención del concelleiro de Área Urbana, Luis Bará, se habló de que no sólo se trataba de mejorar la imagen del barrio en relación a aspectos urbanísticos como los trabajos de conservación de los pavimentos o de la iluminación, sino también de darle un toque de color y elevar la autoestima de sus residentes.

A pesar de que +Boavila, trata de demostrar que es impulsado por un gobierno de los pequeños detalles y de las pequeñas obras que mejoran la vida de las personas, tras las declaraciones de Bará, las sugestiones y propuestas de los vecinos únicamente demandaban colaboración por parte del Concello en temas prioritarios para el barrio.

Uno de los temas que más preocupa a los vecinos, es que muchos de los edificios circundantes a la plaza de Barcelos tienen un problema de saneamiento público en lo que respecta al servicio de aguas fecales, que entienden que es un problema de primera necesidad. También dieron mucha importancia a la problemática que hay en las zonas de estacionamiento de las calles, quejándose tanto del tiempo permitido, que estiman escaso, como de las multas, que consideran exageradas. Además, aprovechando la vuelta a las aulas se preguntó por el área de aparcamiento del colegio Sagrado Corazón, al que muchos de los residentes en el barrio llevan a sus hijos. Otro de los temas más preocupantes es la escasa e insuficiente iluminación de la zona, que algún vecino tildó como propia «do porto de Marín». El Concello hizo alusión a esto, lo que presupone que se trabajará al respecto.

Por último, también se puso sobre la mesa el tema de los badenes, para muchos muy numerosos y demasiado altos en algunas zonas y para otros insuficientes en otras, donde la velocidad de los coches pone en peligro la seguridad de los peatones.

Comentarios