Domingo. 27.05.2018 |
El tiempo
Domingo. 27.05.2018
El tiempo

"Temos que actuar en Echegarai; non podo dicir cando, pero vaise facer"

Lores e Mancelle, cos participantes no Consello dos nenos. OLGA FERNÁNDEZ
Lores e Mancelle, cos participantes no Consello dos nenos. OLGA FERNÁNDEZ

Escolares de seis colegios participaron en la asamblea anual con Lores y la Policía Local para analizar la situación de la ciudad

El análisis del funcionamiento de los Camiños Escolares es la raíz del Consello dos Nenos, una asamblea anual en la que el "señor alcalde" de Pontevedra y representantes de la Policía Local reciben las aportaciones del alumnado para seguir avanzando en la mejora de la ciudad. Pero los pequeños aprovechan para abordar otros asuntos más allá de la movilidad, desde los parques infantiles a los composteros, pasando por la limpieza de calles y ríos.

"Grazas por pensar nelo". Con estas palabras los despidió, casi dos horas después de iniciar el cónclave, Miguel Anxo Fernández Lores. En la reunión, celebrada en la Casa da Luz, también participaron el intendente principal de la Policía Local, Daniel Macenlle, y el responsable de Educación Vial, Jesús Cal.

Forman parte de este Consello los siete colegios que cuentan con Camiños Escolares y este miércoles acudieron los representantes de seis de ellos: los CEIP Manuel Vidal Portela, Froebel y Álvarez Limeses, los CEP Campolongo y Marcos da Portela y Doroteas, el único concertado. Faltó el CEIP Barcelos. En total, fueron más de 30 niños de entre siete y once años, acompañados de sus docentes, los que expusieron sus opiniones.

"Paréceme interesantísimo", comentó Fernández Lores sobre el ‘smart vest’ presentado por Cobelas y sus alumnos 

Sus intervenciones, tal como destacó Lores, mostraron la diversidad de opiniones, intereses, inquietudes y aspiraciones de los chavales. Así, mientras unos pedían más pasos de peatones y lombos, por ejemplo en la avenida María Victoria Moreno ("que ben que utilicedes o nome novo, só despois de 15 días de cambiarllo") y en Rosalía de Castro ("farémolo cando sexa da nosa titularidade"), otros se quejaban de la excesiva peatonalización.

También reclamaron más zonas de juegos y parques infantiles, formularon quejas por los excrementos de los perros en el espacio público y hubo quien se interesó por el compostaje y se quejó por la falta de papeleras. Incluso pidieron la prohibición del botellón.

Carriles bici —prácticamente descartados por Lores— y la recuperación del Pillabici ("saíanos moi caro só para dar un paseíño") fueron otras de las demandas de los escolares.

UNA JOYA. Una de las cuestiones que salieron a la luz fue la situación de la calle Echegaray. Alumnos del Froebel pidieron que no se peatonalizara, a lo que el alcalde respondió que "agora mesmo é a rúa con máis aparcadoiros. É unha rúa da vella Pontevedra e para a capacidade ambiental é inasumible que pasen 10.000 coches diarios por ela". Aseguró que esta calle tendrá que ser reformada a conciencia, "pero é complicado mentres non se peche ao tráfico a ponte da Barca" y, desde luego, "non está nos nosos parámetros de rúa urbana".

De este modo, aunque insistió ante los niños en que "Echegarai agora é unha xoia comparado co que había antes na cidade", anunció que "si que imos mellorar esta rúa, porque está moi descoidada, e tamén hai que cambiar os servizos. Non podo dicir cando, pero será nun prazo razoable".

Alumnos del Froebel diseñan un chaleco para mejorar la seguridad vial
Un grupo de alumnos de 6º de Educación Primaria del CEIP Froebel diseñó un ‘smart vest’ o, lo que es lo mismo, un chaleco inteligente cuyos principales usuarios serían peatones o ciclistas. Fue presentado en el Consello dos Nenos y el alcalde, Fernández Lores, manifestó que le pareció un invento "interesantísismo".
"Este ano estamos participando nun proxecto de robótica que impulsou a Xunta e nel xurdiu, como unha actividade, a idea de crear un chaleco intelixente, sobre todo para que ciclistas ou peóns teñan máis seguridade na rúa", explica el profesor Xurxo Cobelas. Los escolares implementaron el típico chaleco reflectante con un sensor de luz "que detecta a luminosidade que produce un coche. Se non se ilumina hai unha matriz de LED que está en verde e que podemos personalizar coa mensaxe que queiramos. Se detecta que se aproxima un coche o LED ponse en vermello, avisando do perigo, e na matriz aparece unha frecha que lle indica ao vehículo que ten que circular cara a esquerda", señala. Funciona con batería de litio.

La idea "é de todos" y tratarán de exponerla en la feria Pontenciencia. Además, el proyecto incluye, de modo experimental, unha plataforma de crowdfunding, "sobre todo para que vexan novos sistemas de financiamento para emprendedores. Non é algo que vaiamos levar a cabo, pero si serve para traballar sobre economía en Ciencias Sociais. Failles moita ilusión; a ver se alguén puxa polo chaleco".

 

"Temos que actuar en Echegarai; non podo dicir cando, pero vaise...