18 años de cárcel para un profesor de artes marciales pontevedrés por abusar de una alumna

Los hechos ocurrieron en Ávila, donde daba clases de artes marciales el procesado pontevedrés, que también ha sido condenado por corrupción de menores
Audiencia Provincial de Ávila. GOOGLE
photo_camera Audiencia Provincial de Ávila. GOOGLE

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Ávila ha condenado a un pontevedrés, profesor de artes marciales en la ciudad castellana en el momento de los hechos, a dos penas que suman 18 años de cárcel, por los delitos de abusos sexuales (cometidos contra una niña cuando tenía 15 años) y de corrupción de menores.

El procesado, de 48 años y "con numerosos antecedentes penales", según indica la sentencia, regentaba en la ciudad de Ávila una academia de artes marciales en la que también se impartían clases de baile. A estas últimas clases acudía la menor que fue víctima de lo ocurrido, según la sentencia, si bien "no pagaba canon alguno, no llegando a redactarse ficha de alta en la academia".

Poco a poco, desde diciembre de 2020, y a través de la profesora de baile, el pontevedrés conoció a la menor y, pese a conocer que tenía 15 años, le propuso "hacer un trío" a ambas en la academia, algo que ellas rechazaron.

A comienzos de 2021, añade la sentencia, el profesor de artes marciales y la menor comenzaron una relación que incluyó numerosos actos sexuales, algunos de ellos grabados en vídeo con el consentimiento de la menor.

La situación prosiguió hasta un día del mes de marzo, cuando la madre de la víctima habló con el acusado después de haberle observado con ella en las inmediaciones de su instituto. "Muchas mujeres hay por ahí, no voy a estar con una menor", le dijo el acusado a la madre, según la sentencia.

Denuncia de los abusos sexuales

En agosto de 2021, la mujer y su hija acudieron a la Comisaría a denunciar los hechos después de que la menor se lo contase a su madre, todo ello después de que la exmujer del ahora condenado mostrase "un comportamiento hostil, porque no aprobaba aquella relación".

"Cuando el acusado mantuvo relaciones sexuales con la víctima, ésta era una adolescente muy vulnerable en el contexto de una relación familiar disfuncional, buscando refugio en personas ajenas a la familia, que creyó haber encontrado en el acusado, cuya relación con ella prácticamente fue de carácter sexual y muy perniciosa para el desarrollo personal y sexual de la menor", concluye el fallo judicial.