Un 48% de los jóvenesde la ABAU tiene pensado emigrar

Imagen de los exámenes de la ABAU en Pontevedra, esta misma semana.
En un alto porcentaje, los estudiantes se moverían a otras comunidades en función de
la nota de corte exigida para acceder a la carrera
 

Casi uno de cada diez alumnos gallegos a punto de entrar en la Universidad creen que estudiar fuera será "clave" en su futuro. De los 1.654 alumnos que esta misma semana afrontaron las pruebas de selectividad en el área de Pontevedra, un 48% apuesta por desarrollar su formación académica en otra comunidad autónoma o en el extranjero. Son las conclusiones del estudio realizado este mismo mes por el comparador Acierto.com entre los futuros universitarios gallegos.

En concreto, uno de cada cinco considera marcharse a otro país, frente al 34% que se plantea cursar sus estudios superiores en otra comunidad. Una decisión relacionada que en su mayoría está relacionada con la vocación y con el miedo a una futura precariedad en el trabajo -en caso de quedarse en su lugar de origen-.

Además, el análisis revela que desplazarse por el interior de la península se asocia a la nota de corte, es decir, los estudiantes gallegos se moverían para ir a una universidad en la que sus calificaciones sean suficientes para cursar la carrera que desean -principalmente-.

Un 54% de los jóvenes eligen la carrera "por vocación, y apenas un 11% presta atención a los sueldos a la hora de decidir sus estudios

Cuestión aparte son las carreras de Ciencias, ya que, si bien los estudiantes españoles se encuentran ligeramente por debajo de la media internacional en Matemáticas y Ciencias en general, no ocurre lo mismo con los gallegos, por encima no solo de la media española, sino de la UE y de los países de la OCDE. En concreto, son los primeros en Ciencias y los quintos en Matemáticas.

El comparador de Internet señala que un 54% de los alumnos elige su carrera por vocación. Sucedió en esta proporción en los últimos años y todo indica que seguirá ocurriendo en el futuro inmediato. Esto no quiere decir que no miren las salidas profesionales -en las que se fijan 4 de cada 10-. El 11% presta atención a los sueldos. Por su parte, aquellos que eligen otros países como lugar de destino lo hacen por la experiencia y por el idioma, que consideran fundamental a la hora de encontrar un trabajo mejor en un futuro no muy lejano. En definitiva, su elección tiene que ver con la formación, con el deseo de adquirir más prestigio. Los datos también revelan que hasta 1 de cada 5 buscará empleo directamente en otro país.

Además, y aunque las condiciones de acceso varían según los países y las universidades, cualquier ciudadano de la UE tiene derecho a cursar estudios universitarios en el país miembro que desee con los mismos derechos y en las mismas condiciones que el resto.

En ambos casos, salir fuera del hogar familiar, conocer nuevas tradiciones, gentes y lugares, vivir la experiencia de un piso compartido o residencia se postulan como otros grandes atractivos para los estudiantes. Además, existen muchos casos en los que el destino se elige precisamente por la carrera que se estudia. Por ejemplo, los estudiantes de Bellas Artes se decantan por Roma, Atenas y París, con un gran patrimonio artístico.

Seguridad en el extranjero

Con el objetivo de garantizar la seguridad de los estudiantes que deciden salir a cursar su carrera fuera de nuestro país, el comparador Acierto.com recalca la tendencia creciente a contar con un seguro de salud para estudiantes en el extranjero. Y es que aunque los programas escolares tipo Erasmus cuentan con un seguro médico para el tiempo de la beca, este no siempre cubre todos los supuestos. En cuanto a la tarjeta sanitaria europea, únicamente brinda la posibilidad de acudir a determinados centros médicos y no se responsabiliza de la repatriación ni de los traslados.

Por esta razón, muchos estudiantes acaban recurriendo a la póliza mencionada. El perfil de asegurado oscila entre los 18 y 25 años, aunque la mayoría de entidades establecen los 30 -35 años como límite de edad. Y aunque depende de la compañía, la mayoría de estas pólizas se encargan en caso de repatriación por enfermedad o accidente, desplazamiento de un acompañante por hospitalización, gastos de estancia del acompañante, y asistencia médica.

También responden en caso de que el cliente tenga problemas con el equipaje. Suele incluirse la búsqueda y transporte de equipaje y efectos personales, la pérdida y daños al equipaje, la demora en la entrega del mismo, el robo y hasta la destrucción. Y, aunque no es lo habitual, otras aseguradoras como Sanitas, hasta incluyen indemnizaciones por pérdida de clases. Existen algunas excepciones para estos seguros. Por ejemplo, que se acuda a un país con un alto nivel de peligrosidad.

Otra gestión que no deberían pasar por alto es consultar a su entidad bancaria sobre los recargos por sacar dinero en un cajero o pagar con tu tarjeta española en un comercio. Una alternativa es buscar un banco sin comisiones o que opere en tu lugar de destino. En cualquier caso, siempre es posible abrir una cuenta nueva allí.