El 60% de los pontevedreses que demandan vivienda protegida prefiere el alquiler a la compra

La Xunta prevé "iniciar próximamente" la construcción de las 74 nuevas viviendas de Valdecorvos, que serán destinadas al arrendamiento social. La previsión es que la obra, licitada por 15,6 millones, concluya en 2026

Recreación virtual de las 74 viviendas publicas que se construirán en Valdecorvos. DP
photo_camera Recreación virtual de las 74 viviendas publicas que se construirán en Valdecorvos. DP

Seis de cada diez pontevedreses que demandan vivienda protegida priorizan el alquiler frente a la compra. Así se extrae del Registro Único de Demandantes de Vivienda, donde constan 952 particulares interesados en acceder a una vivienda pública en Pontevedra y donde se puede ver que el 62% (592) prefieren la opción de arrendar frente a la adquisición.

Del total, solo 59 están inscritos como candidatos a la compra y otros 214 aspiran a un alquiler con opción a compra de una vivienda de protección oficial y de promoción pública; esto es, que construye y adjudica la propia Administración autonómica.

La previsión de la Xunta es ampliar el parque público un 50% en los próximos dos años para dar respuesta a la demanda. Y en el caso de Pontevedra hay oportunidad a corto plazo, ya que el Gobierno gallego prevé "iniciar proximamente" la construcción de las 74 nuevas viviendas públicas proyectadas en Valdecorvos, una promoción que, precisamente, será destinada al alquiler social.

Las fuentes consultadas explican que los trámites para adjudicar la obra "están moi avanzados", pero que se esperará a obtener licencia municipal para contratar los trabajos. El motivo es que la Administración autonómica quiere tener la garantía de que el proyecto va a salir adelante antes de elegir constructora y, al mismo tiempo, evitar que el plazo de ejecución transcurra en vano. Por ello, la fecha exacta del comienzo de la edificación dependerá, en gran medida, de cuándo el Concello dé luz verde.

Plazo de ejecución

Las fuentes municipales consultadas precisan que la solicitud de licencia llegó el pasado 5 de enero, pero que desde entonces se han sucedido varias reclamaciones de documentación debido a la falta de informes obligatorios que no existían o estaban incompletos. El último requerimiento tuvo lugar el pasado 7 de marzo y, aunque la Xunta envió información hace diez días y llegó a situar en junio el inicio de las obras, por ahora no se puede datar la concesión de licencia.

En todo caso, una vez iniciados los trabajos la empresa tendrá un máximo de 22 meses para realizar la obra; de modo que, salvo imprevisto, las fuentes autonómicas consultadas señalan que las viviendas "deberán estar rematadas en 2026".

La entrega a sus futuros inquilinos se realizará 'a posteriori', una vez dispongan de la licencia de primera ocupación que deberá conceder el Concello después de finalizar la construcción.

Las obras fueron licitadas el pasado 29 de diciembre de 2023 por un importe de 15.625.297 euros, aunque como suele ocurrir en las contrataciones públicas, el presupuesto definitivo lo marcará la futura adjudicataria.

Concesión

La actuación será cofinanciada por la Unión Europea con los fondos Next Generation que se han reservado para la promoción de viviendas protegidas y, particularmente, para las destinadas a alquiler social, como es este caso.

Todas las viviendas serán concedidas en régimen de arrendamiento social, lo que se traducirá en el pago de unas cantidades menores al mercado convencional, donde las cuotas mensuales están batiendo récords. Así, los inquilinos tendrán que cumplir los requisitos que condicionan el acceso a este tipo de viviendas, así como estar inscritos en el Registro Único de Demandantes de Vivienda en Pontevedra.

Características

La promoción estará formada por tres bloques con seis alturas en cada uno de ellos, donde estarán repartidas las 74 viviendas, además de 144 plazas de aparcamiento, 74 trasteros, cinco locales comerciales y un local comunitario.

Del total de pisos, 20 contarán con dos dormitorios, 50 con tres y 4 con cuatro habitaciones. Los primeros tendrán una superficie útil de entre 74 y 79 metros cuadrados y cuatro estarán adaptadas para personas con movilidad reducida. Las viviendas de tres dormitorios contarán con una superficie útil de entre 90 y 97 metros cuadrados, y las de cuatro dormitorios tendrán 106 metros cuadrados de superficie.

Recreación virtual de una zona entre los bloques de viviendas públicas que se construirán en Valdecorvos. DP
Recreación virtual de una zona entre los bloques de viviendas públicas que se construirán en Valdecorvos. DP

En la planta subterránea de la promoción se ubicarán los garajes, en las plantas bajas se habilitarán los locales comerciales y en los bajo cubierta irán los trasteros. Además, se habilitará una zona ajardinada que servirá de espacio de unión entre los distintos bloques residenciales.

El objetivo: alcanzar las 5.600 viviendas públicas en 2026

La construcción de la promoción, que corre a cargo del Instituto Galego da Vivienda e Solo, se enmarca en la estrategia para la promoción de vivienda pública y el impulso de la vivienda protegida, aprobada por el Consello de la Xunta el pasado mes de marzo. Un plan, que entre otras cosas, se marca como objetivo principal incrementar en un 50% el actual parque público residencial de Galicia, hasta alcanzar las 5.600 viviendas en el año 2026.

Los pisos sociales de Valdecorvos se añaden a los 132 que entregó la Xunta en 2016 en el mismo barrio, construidos en las calles Prado Novo y Rúa das Fragas. Además, Xestur tiene previsto la venta de las últimas parcelas que le quedan en polígono con una edificabilidad máxima para 104 pisos.

También en Valdecorvos, Gescomar ultiman las obras de once chalés protegidos. Prado Novo avanza en la construcción de otros 33 chalés de protección autonómica y Galca ha dado salida al primer edificio que funcionará en Galicia bajo el sistema de cesión de uso.

Comentarios