El 72% de los colegios de la provincia ya prohíben el uso del móvil en el recreo

Los servicios de inspección de la Xunta tienen confirmado que 61 de los 85 centros docentes públicos en Pontevedra no permiten a sus alumnos la utilización del teléfono durante los momentos de ocio
Imagen de archivo de varios jóvenes con sus teléfonos. JUANJO SÁNCHEZ
photo_camera Imagen de archivo de varios jóvenes con sus teléfonos. JUANJO SÁNCHEZ

Algo más de siete de cada diez colegios de la provincia de Pontevedra (un 72% según los servicios de inspección de la Xunta) ya están prohibiendo en la actualidad el uso de los teléfonos móviles dentro de los centros docentes en momentos de ocio, como el recreo o determinadas actividades extraescolares.

El dato, que forma parte de la documentación de la Consellería de Educación para elaborar la nueva normativa que regulará el uso de los móviles en los colegios, confirma que las nuevas medidas anunciadas esta misma semana, y con las que Galicia volverá a ser pionera en España para el control de estos aparatos dentro de los espacios dedicados a la docencia de los jóvenes, no supondrán un cambio radical para la mayoría de los centros.

Las decisiones de restringir la libre utilización de los móviles se han ido adoptando paulatinamente en los claustros de los colegios, primero en lo que tiene que ver con el horario estrictamente escolar y luego también en su extensión a los momentos de ocio.

En total, 61 de los de 85 centros escolares de la provincia ya aplican esta prohibición para los recreos o las actividades extraescolares, que ahora deberán aplicar el 100% de los colegios.

La Xunta anunció esta semana la prohibición no solo en los recreos, sino también en el comedor, las entradas y salidas o las mencionadas actividades extraescolares. El presidente del Ejecutivo gallego, Alfonso Rueda, defendió la medida como una manera de "impulsar las relaciones interpersonales y mejorar la convivencia" tanto en los colegios como en los institutos gallegos.

Rueda recordó que Galicia es hoy en día una de las únicas cuatro comunidades autónomas que no permite estos dispositivos en las aulas excepto si es con fines pedagógicos y bajo supervisión del profesorado, tal y como quedó recogido en 2015 en el decreto que desarrolla la Ley de convivencia y participación de la comunidad educativa.

Hasta ahora, es cada centro educativo el que, en el marco de su autonomía, decide se permitir o no estos dispositivos en los recreos y en otros períodos no lectivos. Los datos confirman que en la mayoría de los casos ya se ha hecho.

Los expertos a favor: "Su uso puede tener efectos pedagógicos"

1. Acceso a información

Algunos expertos consideran que internet es una gran fuente de información que no debe desperdiciarse. Su fácil acceso y la gran cantidad de datos que se encuentra en la Red son de gran ayuda académica.

2. Dominio tecnológico

Los adolescentes no solo deben tener dominio del dispositivo para la búsqueda de información, sino que les permite mejorar sus conocimientos para trabajos futuros.

3. Aprendizaje personalizado

El uso de tecnologías permite que los jóvenes tengan un aprendizaje particular a través de aplicaciones y dispositivos.

Los expertos en contra: "Los efectos nocivos son mayores"

1. Ciberacoso

El bullying afecta la salud emocional de los adolescentes, más si este también se da durante el horario de clases.

2. Seguridad en la red

El 25% de menores ha recibido un mensaje de tipo sexual. El anonimato puede enmascarar perfiles criminales.

3. Distracción

El teléfono es una fuente inagotable de estímulos que pueden distraer a los alumnos de sus obligaciones.

4. Símbolo de estatus

El modelo del dispositivo móvil puede convertirse en un símbolo de estatus para el menor.

5. Sedentarismo

El uso excesivo del celular genera el sedentarismo entre los estudiantes.

Comentarios