Miércoles. 26.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 26.09.2018
El tiempo

Unos 800 ancianos a la cola para entrar en residencias públicas, según los sindicatos

Imagen del interior de la residencia de Campolongo. GONZALO GARCÍA
Imagen del interior de la residencia de Campolongo. GONZALO GARCÍA

Los trabajadores alertan de la deficiente situación en el área de Pontevedra, en donde hay 409 plazas según la Xunta de Galicia, que incluye también las concertadas ▶ Los usuarios pagan de media 500 euros al mes ya que la Administración autonómica completa la cantidad

En la comarca de Pontevedra solo hay una plaza en residencias públicas para cada 33 ancianos de más de 85 años. Además, los propios trabajadores del único centro de titularidad pública de la ciudad critican el estado de las instalaciones del mismo y denuncian un sistema con largas listas de espera para poder acceder al mismo. Así, el presidente del comité de empresa de la residencia de Campolongo, José Francisco Núñez, denuncia que en la comarca hay en torno a unas 800 personas en lista de espera para acceder a una plaza. "Hay mucha gente que jamás va a poder acceder a este sistema", indica Núñez.

La Consellería de Política Social, por su parte, prefiere no dar datos sobre este aspecto ya que el sistema "xera unha lista en continuo movemento, que se actualiza constantemente, froito das altas e das baixas".

Los sindicatos indican que la situación en Pontevedra es una de las más complicadas de toda Galicia, ya que es en donde hay menos plazas habilitadas. Además de los puestos en las residencias públicas, la Xunta tiene convenios con residencias privadas de Vilaboa y Poio, en donde cuenta con 121 y 72 plazas concertadas, respectivamente.

En la comarca de Pontevedra solo hay una plaza pública en residencias de mayores por cada 33 ancianos

 

La principal queja de los sindicatos es el funcionamiento de la asignación de plazas para grandes dependientes. "Parece que las residencias no sean rentables pero es una mentira porque hay iniciativas de este tipo por parte del sector privado", explica Núñez. De este modo, el presidente del comité de empresa de la residencia de Campolongo denuncia que las residencias privadas se encargan de las personas con más autonomía y, cuando empiezan a tener más dependencia las derivan a centros públicos. "En la privada no tienen los recursos ni el personal necesario para poder atender a personas que necesitan atención durante las 24 horas del día", denuncia. Así, una plaza para un gran dependiente en una residencia privada podría llegar a costar unos 2.400 euros, una cantidad inasumible para un pensionista.

AYUDAS. La Xunta concede ayudas económicas para poder acceder a plazas de este tipo. Así, según la Consellería de Política Social, esta financia actualmente unas 4.000 plazas en residencias públicas. La Xunta explica que la media de participación en el servicio (es decir, la cantidad media que aportan los usuarios descontando las ayudas de la Administración) es de 500 euros al mes. Por otra parte, la pensión media de jubilación no supera los 800 euros en la provincia. En muchos casos, son los hijos los que tienen que realizar aportaciones para poder completar el precio de la residencia de los ancianos, sobre todo si se trata de un centro privado.

El tipo de ayuda más habitual para la atención de personas de la tercera edad es la prestación económica para el cuidado de familiares

 

La ausencia de recursos no impide el acceso a residencias en casos de gran dependencia, de modo que, en ocasiones, es la Xunta la que se encarga de costear el precio de la residencia. Además, existe un límite, ya que "independentemente dos recursos dos que se dispoña, a participación no custo nunca supera os 1.075 euros ao mes, e un límite mínimo no sentido de que se respecta o 25% dos ingresos para gastos persoais".

Más allá de las plazas en residencias públicas o concertadas, la Xunta ofrece otro tipo de servicios de asistencia a personas mayores en la comarca de Pontevedra. Este es un reto del presente en una comunidad envejecida que se enfrenta a un problema demográfico. "En Pontevedra e a súa área xeográfica un total de 2.327 persoas resultan beneficiarias dalgún tipo de prestación", cuentan fuentes de la Consellería de Política Social. Estas ayudas pueden ser plazas en centros de día, ayuda a domicilio o teleasistencia. En el caso concreto de la ciudad de Pontevedra, cerca de 1.500 personas son beneficiarias de algún tipo de ayuda y hay cerca de 1.600 prestaciones concedidas (ya que hay usuarios con más de un servicio o ayuda).

Del mismo modo, el tipo de ayuda más habitual son las prestaciones económicas para el cuidado de familiares y la ayuda a domicilio.

Nuevas plazas. La Xunta promete un centro público para Pontevedra
La Xunta de Galicia tiene previsto llevar a cabo a lo largo de esta legislatura el plan Como na Casa, que contempla la construcción de una residencia pública en cada una de las grande ciudades gallegas, incluida Pontevedra. El centro de la Boa Vila contará con 120 nuevas plazas. Además, el actual Hospital Provincial se convertirá en una residencia de mayores cuando se inaugure el Gran Montecelo. Sin embargo, tendrán que pasar años para que dicha residencia sea una realidad.

Unos 800 ancianos a la cola para entrar en residencias públicas,...
Comentarios