La abundancia de sardina contiene los precios en el Mercado de Abastos

El encarecimiento del churrasco lo sitúa a niveles del pescado clásico en la noche más mágica
Las buenas capturas de sardina se reflejaron este miércoles en las bancadas pontevedresas. GONZALO GARCÍA
photo_camera Las buenas capturas de sardina se reflejaron este miércoles en las bancadas pontevedresas. GONZALO GARCÍA

El kilo de sardina se vendió este miércoles en la Plaza de Abastos de Pontevedra a los mismos precios que hace 15 días: entre 5 y 7 euros. La abanduncia de género frenó el habitual encarecimiento en la víspera de la noche más mágica de año, cuando este pescado acostumbra a duplicar su precio. "Aún falta por ver lo que ocurra mañana (por este jueves) porque la sardina hay que tomarla fresca y todo el mundo lo deja para última hora", aclara Manoli Domínguez, una de las pescantinas más veteranas del Mercado capitalino.

Un rápido vistazo a las bancadas de la planta baja permitía comprobar que las buenas capturas llenaron a rebosar las bandejas de exposición. Una amplia oferta que da un alivio a las carteras de los compradores. Al menos de momento. "Lo que más vendimos fueron cantidades para celebraciones en grupo, pero como había bastante sardina, el precio no se desbocó", subraya Manoli.

El pescado estrella de San Juan apenas varió su cotización en la Plaza. Los mejores ejemplares, los más grandes y carnosos, llegaron a los 8 euros el kilo, aunque el tamaño medio se podía encontrar en varios puestos a 5 euros.

Mucho más insólito fue el caso de Vigo, donde el equipo de la lonja reconoció que se llegaron a subastar a 1,40 euros el kilo, si bien una vez en las bancadas, el precio se equiparó al del resto de Galicia: entre 5,5 y 7 euros.

LOS CARNÍVOROS. La alternativa culinaria en esta noche mágica suele estar protagonizada por la carne, tanto en forma de churrasco como de chorizos criollos, sin olvidar los pinchos o la zorza.

Con mínimas variaciones según los puestos, en la Plaza se vendía el miércioles la tira de churrasco de cerdo a 6,95 euros; la plancha, a 5,20 euros; el criollo a 7,20 euros el kilo; y el pincho, a 6,95 euros.

"Es cierto que se nota algo más de movimiento, ya hay hogueras y con ellas las reuniones de pandillas, familiares, celebraciones vecinales... y tenemos varios encargos, por fortuna", admite la carnicera Begoña Laya.

En este apartado sí que se aprecia un considerable repunte de los precios, pero no debido a la proximidad de San Juan, sino a la escalada que se viene produciendo en toda la cadena cárnica, que se traduce en un paulatino repunte de precios en los puntos de venta. Y el Mercado de Abastos de Pontevedra no es una excepción.

"Ya no cabe la posibilidad de negociar con los proveedores, porque todos se han puesto de acuerdo, se han centralizado los precios y se ha creado un monopolio. Ya da igual que compres un kilo o 25, no hay forma de conseguir los precios ajustados de antes", se lamenta la carnicera Begoña Laya.

Y apunta una complicación añadida: los encargos. Cuando un cliente quiere reservar un lote de carne con vistas a una celebración inminente recibe la información del precio de ese día, "pero el viernes abre el mercado y las tarifas pueden variar, lo que nos provoca a todos una inseguridad absoluta en los costes".

De vuelta a la sardina, Manoli Domínguez puntualiza que la subida de precios que suele producirse el mismo día de la fiesta (es decir, este jueves) está asociada a la cantidad de pescado que llegue a la lonja. "Si vuelve a repetirse la abundancia de estos días, no debería haber un encarecimiento importante. Pero hay que esperar", destaca.

En cualquier caso, el Mercado pontevedrés será este jueves un hervidero de clientes ávidos por encontrar los ejemplares más frescos y sabrosos y preparar con ellos los tradicionales asados, bien en el entorno familiar, o bien en grandes celebraciones. La otra alternativa para quienes no pueden desplazarse a la Plaza es echar mano de los supermercados. Este miércoles, la sardina, se ofertaba a 4,95 €/kilo.