Acuña, un paso más cerca de trasladar su obrador de Pontevedra a Barro

La cadena de panaderías finaliza la estructura de la nave y encara su acondicionamiento interior ► Prevé abrir la cafetería en verano de 2024 y mudar la fabricación en otoño
Nuevas instalaciones de Barro. DP
photo_camera Nuevas instalaciones de Barro. DP

El nuevo obrador de Panaderías Acuña ya exhibe músculo en el polígono de Barro. La compañía ha finalizado la estructura exterior de la nave, un gigante de hormigón que adereza con estilo distintas estructuras con diferentes materiales y que, sin duda, marcará un punto de inflexión en la cadena de panaderías.

Las instalaciones albergarán el obrador de la Avenida de Vigo y, aunque la elaboración seguirá siendo artesanal, incorporarán nuevos sistemas y tecnologías que no solo mejorarán el proceso de producción, sino también el bienestar de los trabajadores.

La sala de producción pasará de los 850 metros cuadrados a los 1.800 y todas las áreas de elaboración dispondrán de control de temperatura, lo que rebajará en unos cuantos grados el calor que soportan los panaderos en verano. "La mejora se notará en todos los espacios, pero sobre todo en la sala de cocción, lo que nos va a permitir mejorar las condiciones de trabajo", avanza, Andrés Acuña, bisnieto del fundador de la marca y actual copropietario junto a su primo Jacobo Acuña.

Actualmente, la empresa encara el acondicionamiento interior de la fábrica, "un proceso complejo" que abarca desde la red de saneamiento hasta los sistemas de aire acondicionado y electricidad. "No es una nave común. Lleva un montón de instalaciones dentro y eso nos está llevando mucho tiempo", precisa el empresario.

La planta también contará una cafetería que, precisamente, será la primera en abrir sus puertas. La hoja de ruta que maneja ahora mismo Acuña prevé su apertura a principios de verano y acto seguido la puesta a punto de las salas de elaboración. "Si no surgen imprevistos, en otoño ya deberíamos estar fabricando allí el pan", señala Acuña.

Andrés Acuña: "Es la inversión más alta de nuestra historia"

CAMBIOS

El obrador actual quedará como almacén y punto de venta, dentro de una red que en estos momentos incluye 22 tiendas (seis de ellas franquicias) y que llegará a las 23 con el local de Barro.

La entrada en funcionamiento de las nuevas instalaciones, que responderán al nombre de Obradoiro de Pan Rogelio Acuña Acuña, supondrán la creación de al menos cinco nuevos empleos, que se sumarán a los 55 trabajadores que están operativos en la central. Además, están previstos algunos reajustes en las frecuencias de distribución, pero Acuña asegura que no se atisban grandes cambios a nivel de volumen de producción. ¿Por qué? "Porque aunque la nave es más grande, nuestro método de trabajo es el tradicional. Si quisiéramos aumentar cantidades, tendríamos que cambiar nuestra forma de trabajar y no queremos eso. Hacer los productos a mano es nuestra filosofía y lo que aprecian más nuestros clientes. No sé si será la decisión correcta, pero queremos seguir el camino que nos llevó hasta aquí", argumentó el copropietario.

Así, la sociedad seguirá en unos niveles similares de fabricación, que Acuña prefiere no concretar pero que al menos tienen varios ceros. La empresa despacha como mínimo "5.000 barras de pan al día".

Comentarios