Acuña sienta los pilares de su nueva panificadora en el polígono de Barro

La empresa, que prevé finalizar las obras en el plazo de un año, desarrolla de forma paralela Acunova, un bosque 'solidario' con 2.500 árboles de especies autóctonas
Pilares del futuro obrador de Acuña en el polígono de Barro-Meis. GONZALO GARCÍA
photo_camera Pilares del futuro obrador de Acuña en el polígono de Barro-Meis. GONZALO GARCÍA

"Viento en popa". Así avanzan las obras de la nueva panificadora de Panaderías Acuña en el polígono de Barro-Meis, donde ya se pueden ver los pilares de la futura nave.

El copropietario de la empresa, Andrés Acuña, calcula que la obra terminará a finales de año, o como muy tarde a principios de 2023, y que posteriormente se dará salida a una segunda fase de dotación de equipamiento. En esta etapa se instalará toda la maquinaria necesaria para la elaboración de pan: "hornos, batidoras, amasadoras...", lo que permitirá iniciar el "traslado progresivo" de la actual panificadora de la Avenida de Vigo.

La previsión es que la mudanza completa se desarrolle en un plazo aproximado de dos años, aunque la idea es que a principios de 2023 ya se proceda a la apertura al público de la cafetería que está proyectada en el complejo. El establecimiento contará con características similares a los locales de la marca y permitirá dar servicio a los trabajadores y usuarios del polígono empresarial, donde el 67% de las parcelas ya tienen dueño.

MEJORAS. La panificadora está emplazada en una parcela de 3.768 metros cuadrados adquirida a la Deputación de Pontevedra y recibirá el nombre de Obradoiro de Pan Rogelio Acuña Acuña, en honor al bisabuelo (fundador) y al padre de Andrés Acuña.

Las instalaciones del actual obrador seguirán funcionando como punto de venta y, probablemente, como almacén

La sociedad seguirá apostando por elaborar el producto manualmente, "artesano 100%", aunque el proceso de producción sufrirá sensibles mejoras. La sala de elaboración pasará de los 850 metros cuadrados actuales a los 1.800, lo que implicará mayor facilidad para realizar el trabajo y una mejor organización. Además, contará con moderno sistema de climatización en la zona de hornos, por lo que los trabajadores podrán operar con menos temperatura y, al mismo tiempo, se ganará en calidad del pan.

Hecho el traslado, las instalaciones del actual obrador seguirán funcionando como punto de venta y, probablemente, como almacén.

BOSQUE. La obra significa la inversión más grande que se ha hecho en más de 70 años de historia de la marca, pero no es el único proyecto en el que está inmersa Panaderías Acuña, actualmente regentada por Andrés Acuña y su primo Jacobo Acuña.

La sociedad está a punto de llevar adelante un proyecto de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) pionero en Pontevedra que se traducirá en la creación de un bosque con 2.500 árboles de especies autóctonas. La iniciativa responde al nombre de Acunova y se llevará a cabo en colaboración con una comunidad de montes del entorno del municipio pontevedrés, cuya identidad está pendiente de confirmación.

El bosque ocupará dos hectáreas y, además, la plantación correrá a cargo de personas en riesgo de exclusión social que serán seleccionadas por Cruz Roja, con el fin de complementar las mejoras ambientales con la integración social y laboral de colectivos vulnerables. "Queremos aportar un grano de arena a nivel medioambiental neutralizando la aportación de CO2 de nuestras emisiones con la plantación de árboles, pero al mismo tiempo queremos ofrecer una oportunidad a la gente con dificultades para insertarse en el mundo laboral. Tanto Jacobo como yo pensamos que hay que hacer iniciativas de este tipo para mejorar el entorno y esperamos que también sirva para concienciar a la población sobre estas cuestiones", explica Acuña.

El proyecto será gestionado por CO2 Revolution, la empresa que promovió con la marca Springfield un bosque similar en Cerdedo-Cotobade. Acuña financiará la compra y plantación de los ejemplares, mientras que la comunidad de montes quedará como beneficiaria. Como resultado, la firma será la primera empresa de su sector en borrar la huella de carbono y la primera en obtener la certificación Compensación CO2.

Un proyecto que aumentará plantilla
La puesta en marcha del nuevo obrador implicará un aumento de la plantilla que corre a cargo de la producción, integrada por 57 empleados. La previsión es que se generen entre seis y diez nuevos puestos de trabajo.

En la actualidad Panadería Acuña cuenta con 22 puntos de venta, de los que seis son franquicias. La mayoría están ubicadas en el municipio de Pontevedra, pero también dispone de establecimientos en concellos limítrofes como Poio, Marín o Ponte Caldelas.

La plantilla propia supera los 150 empleados y, si se suma el personal que opera en las franquicias, ronda los 200.

Comentarios