domingo. 20.09.2020 |
El tiempo
domingo. 20.09.2020
El tiempo

Un acusado de meter la mano en la caja de un camping dice que él ponía dinero

Un instante de la declaración del encausado este martes en el Pazo de Xustiza de Pontevedra. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Un instante de la declaración del encausado este martes en el Pazo de Xustiza de Pontevedra. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
La Audiencia acogió este martes el primer juicio tras el parón veraniego. Sobre la mesa, los supuestos delitos cometidos por un hombre que regentó el establecimiento de ocio en la playa de O Terrón

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra acogió este martes el primer juicio público tras el parón veraniego. En el banquillo de los acusados se sentaba Óscar L.S., empresario de Vilanova de Arousa que se enfrentaba a penas de cárcel que sumarían siete años si resultase condenado en los términos señalados inicialmente por la Fiscalía Provincial, por los delitos de apropiación indebida, estafa y administración desleal.

El procesado negó los hechos que se le atribuyeron, indicando que fue él quien inyectó una importante suma de dinero en el camping O Terrón, que pasó a regentar junto a su sobrino después de que su hermana y su cuñado así lo decidiesen. Esa es su versión, en la que señaló que aportó una importante cantidad para reformar un establecimiento de ocio y esparcimiento que "estaba obsoleto".

"El camping no generaba facturación, más bien deudas", dijo el empresario, que añadió que "yo trabajaba pero, al ser de la familia, no cobraba", añadiendo que había estipulado ponerse un sueldo anual de entre 35.000 y 40.000 euros para, según dijo, "no perder dinero respecto a mi anterior trabajo".

El procesado reconoció que se puso al frente de la mitad del camping en 2015 y que en esa época la entidad recibió una subvención por parte del Igape para efectuar unas mejoras. Sin embargo, y dado que la empresa no era viable, la entidad pública decidió retirar los fondos, por lo que las obras se detuvieron y a él le fueron devueltos unos 50.000 euros. "Se los entregué a mi cuñado, que era el que llevaba la parte económica del camping". El aludido no puede contestar a ello, pues falleció tiempo después víctima de un fatal accidente.

La vista oral se extendió durante toda la mañana, pues decenas de testigos estaban presentes en el Pazo de Xustiza para comparecer. El motivo es que la acusación cree que Óscar hizo suyas diversas cantidades de dinero que cobró en mano y que no le correspondían. El juicio sigue este jueves.

Posible rebaja de las penas 
Tras lo visto el martes en el juicio, es posible que la Fiscalía modifique los términos en los que presentó su escrito de acusación provisional, que incluye penas que alcanzarían, sumadas, los siete años de prisión para el único acusado. En cuanto comparezcan el resto de testigos de lo sucedido, el Ministerio Público determinará cuáles de las operaciones presuntamente ilícitas que se atribuyen al investigado están plenamente acreditadas, lo que servirá para configurar los términos definitivos de la posible pena o, en su caso, la petición de absolución. 

Inicialmente, el fiscal acusa al procesado "de apropiarse de dinero de una sociedad cuya gestión le fue concedida por su hermana y su cuñado, pues había sido constituida por ellos en noviembre de 1995", según reflejó el TSXG. El desenlace, el jueves.

Un acusado de meter la mano en la caja de un camping dice que él...