Pontevedra dice adiós a la abuela de Galicia

La pontevedresa Luisa Vázquez de Silva Lulú falleció en Nochebuena a los 111 años y era la cuarta persona más longeva de España
Lulú, el pasado 29 de marzo, cuando cumplió 111 años. CEDIDA
photo_camera Lulú, el pasado 29 de marzo, cuando cumplió 111 años. CEDIDA

En el término municipal había censados, a mediados de año (últimos datos actualizados del censo), 58 centenarios, de los que 14 eran hombres y 44 eran mujeres. Una de ellas era Luisa Vázquez de Silva, más conocida como Lulú, que falleció la pasada Nochebuena a los 111 años. Muchos la llamaban tía Lulú, pues a pesar de no haber tenido descendencia, era la matriarca de una gigantesca familia de más de 300 componentes, entre primos, sobrinos, sobrinos nietos, sobrinos bisnietos y sobrinos tataranietos.

Nacida el 29 de marzo de 1910, Lulú era la abuela de Galicia y la cuarta persona más longeva de España. Histórica simpatizante del Partido Popular, uno de sus regalos de cumpleaños más emotivos fue el carné de oro del PPdeG, por ser la militante de mayor edad de Galicia. Un reconocimiento que le entregó en su casa, a mediados de julio, el propio presidente del partido, Alberto Núñez Feijóo.

Lulú, el pasado 29 de marzo, cuando cumplió 111 años.

Por los ojos de esta veterana pontevedresa pasaron un sinfín de vivencias y acontecimientos históricos que no dudaba en compartir siempre que tenía ocasión, pues hasta sus últimos días demostró una locuacidad y una memoria envidiables.

Sobrevivió a la gripe de 1918, fue testigo de dos Guerras Mundiales y la Guerra Civil, vivió la República, la dictadura y la democracia, y hasta sus últimos días hizo gala de una prodigiosa memoria y gran locuacidad.

Lulú, el pasado 29 de marzo, cuando cumplió 111 años.Cuando Lulú nació, el cometa Halley visitaba la tierra, reinaba Alfonso XIII y llegaba al mundo Santa Teresa de Calcuta. Ella fue la cuarta de ocho hermanos. Con solo tres años, acudió junto a su padre (médico de profesión) a la inauguración del Hospital Provincial. También de pequeña inauguró otra institución mítica de la ciudad: el colegio Sagrado Corazón de Os Praceres, donde estuvo internada varios años, como muchas de sus amigas de la época y al que llegaban en coches de caballos.

Recientemente, el centro le rindió un caluroso y emotivo homenaje por ser la única superviviente de aquella primera promoción.

A lo largo de su vida fue testigo de un gran número de hechos relevantes. Sobrevivió a la pandemia de la gripe de 1918 y a las dos Guerras Mundiales, y vivió de cerca la Segunda República, la dictadura de Franco, el nacimiento de la democracia en España, la entrada del país en Europa, la caída del Muro de Berlín, etc.

Lulú, el pasado 29 de marzo, cuando cumplió 111 años.Pero, tal y como le reconoció a Rosanna López Salgueiro en una entrevista publicada en este periódico, su peor recuerdo es la Guerra Civil: "Mis hermanos Tito y Quique se fueron al frente de Teruel. Tenía otro hermano más pequeño, pero no tenía edad (...). La guerra fue terrible, muy triste".

Estuvo casada con Juan José Harguindey y siempre fue una mujer combativa y muy activa, aunque ella se consideraba "una persona muy normal".

Lulú fue incinerada en la intimidad familiar y su funeral se oficiará este lunes en San Bartolomé.

Comentarios