Alimentación y transporte restan mano de obra a la campaña hostelera de verano

Feprohos afirma que el cierre de locales en pandemia derivó trabajadores a otros sectores
Foto para ilustrar trabajadores hosteleria (_LO_7184.JPG)
photo_camera Una camarera sirve una consumición en una terraza de la zona monumental. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

La campaña de verano creará 33.720 contratos en Galicia, un 1% más que en 2021, cuando se firmaron 33.376, según las previsiones que hace públicas el portal de empleo Randstad. A nivel provincial Pontevedra, con 14.350 firmas, liderará los volúmenes de contratación de Galicia, mientras que en lo que se refiere a variación con respecto a la pasada campaña, esta zona de la comunidad gallega sufrirá una caída del 2,2%.

Pese al incremento en la oferta laboral que se registra en el sector hostelero y comercial por el tirón que tienen las Rías Baixas como destino turístico, muchos establecimientos se están encontrando con serias dificultades para reforzar su plantilla esta temporada estival. Uno de los motivos que, según el presidente de la Federación Provincial de Hostelería de Pontevedra (Feprohos), César Ballesteros, complica la contratación para el sector hostelero en la campaña de verano se ha gestado durante la pandemia, cuando muchos trabajadores de este ámbito laboral (que se encontraban en paro debido al cierre de los locales como medida preventiva para evitar la propagación del covid) han visto oportunidades de empleo en segmentos como los de la alimentación y el transporte (tanto de mercancías como a domicilio), considerados esenciales durante la situación de emergencia sanitaria.

El problema de la contratación se incrementa en las localidades que cuentan con mucho turismo vacacional, entre ellas Sanxenxo, debido a varios factores, entre los que se encuentra el problema que tienen los trabajadores procedentes de otros lugares para encontrar alojamiento a un precio razonable en el lugar donde les ofrecen el empleo. ¿A qué es debido? Tal y como explica Ballesteros, "se dispara la oferta de viviendas para uso turístico que, además, se alquilan por semanas. Sin una habitación en la que pernoctar, al trabajador que tiene que desplazarse y pagar la gasolina de su coche no le compensa aceptar el empleo".

"El boom de los pisos turísticos afecta al empleo estival, con trabajadores foráneos que no encuentran alojamiento a un precio razonable"

Según el presidente de Feprohos, la "inversión de la pirámide de población" es otro de los factores que impide cubrir la oferta de trabajo en el sector hostelero. "La gente joven que en junio se ha incorporado al mercado laboral tras haber acabado sus estudios universitarios o de FP es la mitad de la hace 20 años. Estas personas ya no tienen como objetivo ganar un dinero trabajando en verano y tener unos ahorros, sino que busca una actividad laboral que le permita disponer de tiempo libre en fin de semana".

La reforma laboral tampoco beneficia al fomento del empleo, sobre todo en hoteles que abrían exclusivamente en los meses de verano y que contaban con una plantilla que, al finalizar la campaña, percibían una prestación por desempleo. Las nuevas fórmulas y la dinámica de contratación indefinida que ha introducido la nueva normativa han disminuido de forma considerable la cantidad de contratos. "Hay una parte de trabajadores que si no pueden optar a las ayudas del Inem no les interesa tener esa ocupación laboral en la campaña estival", subraya Ballesteros.

El presidente del Centro Comercial Urbano Zona Monumental (CCUZM), Miguel Lago, está de acuerdo en que el sector hostelero necesita personal para la campaña de verano (camareros y cocineros), "como ocurre siempre en la temporada estival", aunque las previsiones optimistas que anuncian que las cifras turísticas serán incluso mejores que en prepandemia hacen que la necesidad de reforzar las plantillas resulten más acuciantes. "Hay una tendencia a querer disfrutar de todo lo que no hemos podido por la pandemia".

Incrementar la relación de personal es también una prioridad para el comercio de proximidad como el que se concentra en el casco antiguo de la ciudad "porque hay que suplir al personal que disfruta de las vacaciones y cubrir las bajas que se van produciendo", enfatiza Lago.

Además, el cambio de uso de viviendas del centro histórico para destinarlas a alojamientos turísticos amplía la oferta laboral de esta ciudad en la campaña de verano. "Va a hacer falta personal encargado del mantenimiento, limpieza y servicios de los pisos turísticos que están emergiendo en la zona monumental", apostilla el presidente del CCUZM.

Lago resalta la afluencia de visitantes que se viene registrando estos días y que se sienten cautivados por el centro histórico. En todo caso, se muestra cauto a la hora de dar un pronóstico sobre la campaña turística. "La incertidumbre viene marcada por los efectos económicos de la guerra de Ucrania y por la crisis económica. En todo caso, estamos viendo muchos extranjeros y un buen númerro de turistas nacionales. Eso es un buen síntoma".