Un amor que suma 202 años

El alcalde visita a Mercedes Ogando Burillo y Manuel Gómez Ríos, un matrimonio de centenarios que reside en Xeve
Lores fue el encargado de entregar los ramos al veterano matrimonio. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
photo_camera Lores fue el encargado de entregar los ramos al veterano matrimonio. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

Mercedes Ogando Burillo cumplió el viernes 100 años rodeada de sus hijos y nietos, quienes aprovecharon la ocasión para festejar también los 102 años de su marido, Manuel Gómez Ríos, que los cumplió el pasado mes de junio. El alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, fue el encargado de hacer la entrega de ramos al matrimonio en una celebración que califica como "única y extraordinaria".

Lores quiso destacar que no es habitual que un matrimonio de la zona llegue a sumar las tres cifras. "Isto é unha novidade, hai arredor de 50 persoas centenarias en Pontevedra, pero non é habitual vir a dar dous ramos a unha parella de máis de cen anos no noso Concello. Houbo persoas que chegaron ata os 111 anos, pero non recordo un matrimonio centenario".

Familiares celebrando los históricos cumpleaños. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Familiares celebrando los históricos cumpleaños. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

Ambos nacieron en Madrid, pero descienden de padres gallegos. La familia de Mercedes procedía de Forcarei y la de su marido, de Bueu. Ambos retornaron jóvenes a Galicia con motivo de la guerra y aquí se conocieron en una verbena. Actualmente llevan 73 años juntos en los que han pasado por innumerables vivencias, han traído al mundo a cinco hijos y a numerosos nietos.

Manuel ha llevado una vida de todoterreno, en la que desempeñó numerosos oficios. Trabajó como abogado, como presidente de la Comunidad de Montes de la zona, como secretario general de Sanidad y en puestos del Gobierno Civil.

Mercedes, quién está espléndida de salud y de memoria, recuerda perfectamente su historia de vida. Cuenta con vehemencia las vivencias de su padre, quién ejercía de juez de instrucción en Madrid y le encargaron casos como resolver el asesinato de Calvo Sotelo.

A día de hoy llevan una vida tranquila en O Couso (Xeve), con las limitaciones propias de su edad. Mercedes conserva todos sus recuerdos y le encanta rememorar sus historias y Manuel es un apasionado del paisaje que les rodea. Sentado en su sofá insistía en la belleza de los alrededores y recordaba como hace más de setenta años plantó las semillas de los grandes árboles que llenan hoy su jardín.

Cuando les preguntan por el secreto de la longevidad, Mercedes insiste en que está íntimamente relacionado con ser buena persona. Dice que a lo largo de su vida tuvo que cuidar de sus padres, de su suegra y de una hija fallecida y como recompensa ha recibido la posibilidad de vivir tantos años conservando su salud.

El matrimonio celebró este día arropado por sus cuatro hijos y sus nietos. Algunos de ellos vinieron desde Madrid para disfrutar de estas fechas y se mostraron felices de poder vivir esta celebración extraordinaria. Al final de la fiesta, la familia y el alcalde ya pensaban en volver a celebrar este día en junio o agosto del año que viene, cuando Manuel y Mercedes cumplan 103 y 101 años respectivamente.

Comentarios