Un año de cárcel por propinar un fuerte empujón a su pareja en presencia de su hijo

La condena contempla también una orden de alejamiento de la víctima por un período de dos años, así como la prohibición de comunicación con ella por cualquier método durante ese mismo tiempo
Audiencia de Pontevedra. DAVID FREIRE
photo_camera Audiencia de Pontevedra. DAVID FREIRE

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha dado por buena una sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal 4 de A Parda, confirmándola en toda su extensión, condenando así a un individuo a una pena de un año de prisión, además de a una orden de alejamiento de la víctima por un período de dos años, así como la prohibición de comunicación con ella por cualquier método durante ese mismo tiempo. La sentencia procede de una agresión machista que tuvo lugar en abril de 2022 cuando el acusado, según detalla el dictamen, "guiado por el ánimo de menoscabar la integridad física de su pareja, en un determinado momento, tras una discusión, le dio un fuerte empujón con las dos manos en los hombros, tirándola contra la cama y golpeándose ella la tibia derecha contra la misma, diciéndole que era una mala madre y que no valía para nada. Luego se fue en el coche, que era de titularidad de la víctima". Los hechos le causaron lesiones leves.

La sentencia tiene en cuenta, entre otros condicionantes, la presencia de uno de los tres hijos menores de edad de la pareja, de solo seis años, en el momento de la agresión.

En su recurso, la representación legal del investigado apostó por impugnar un posible error en la valoración de la prueba, sosteniéndose en el testimonio del procesado, que insistió en negar la agresión "rebatiendo que el testimonio de la víctima sea, en el caso concreto, prueba suficiente para enervar la presunción de inocencia". Insiste la defensa en su alegato que se darían "motivaciones espurias en la denunciante que pasarían por la pretensión de quedarse con la custodia de sus hijos menores sin fijación de régimen de visitas".

Sin embargo, la Audiencia se sostiene en la declaración de la víctima que en la fase de instancia se consideró creíble para desestimar tales alegaciones, que incluyeron unas supuestas autolesiones por parte de la víctima que tampoco pudo acreditar.

La sentencia puede ser recurrida, ahora ante el Supremo.