sábado. 18.09.2021 |
El tiempo
sábado. 18.09.2021
El tiempo

"Este año la procesión va por dentro"

Peón, de la Cofradía del Silencio y la Junta Coordinadora de la Semana Santa, con la Virgen de las Angustias en la Basícila de Santa María. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Peón, de la Cofradía del Silencio y la Junta Coordinadora de la Semana Santa, con la Virgen de las Angustias en la Basícila de Santa María. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Los cofrades viven "con pena por no poder salir", pero decididos a "mantener vivo el espíritu de la Semana Santa" 

A diferencia de marzo de 2020, cuando la pandemia mantenía a toda España confinada en casa, esta Semana Santa será menos restrictiva, pero casi igual de extraña para quienes, antes de que apareciese la Covid-19, solían llevar ya varios meses preparándose para una de las citas religiosas más importantes del año. Y es que la situación sanitaria ya nos permite, al menos de momento, ir a comer fuera, reunirnos con familiares y amigos e incluso salir de la provincia, pero no deja celebrar las tradicionales procesiones que otros años llenaban las calles y plazas.

En Pontevedra son muchos los que verán pasar otra Semana Santa con sus hábitos de cofrades colgados en el armario. Alrededor de un millar de personas integran las siete cofradías existentes en la capital del Lérez, según explica Ramón Peón, de la Junta Coordinadora de la Semana Santa. La del Mayor Dolor y Fieles, Nuestra Señora del Amor Hermoso, la Cofradía del Silencio, la del Corpo Santo, la del Espíritu Santo, la de Jesús con la Cruz A Cuestas y la de la Vera-Cruz y Misericordia congregan a numerosos adultos y niños a los que une un mismo sentimiento y devoción.

"Todos estamos viviendo esta situación de forma muy rara. Ya lo fue el año pasado y yo diría que este año aún es más, pues en 2020 estábamos confinados y ya se sabía lo que iba a haber, pero este año estamos en una situación de indefinición, ya que no se pueden hacer algunas cosas pero otras sí", señala Peón.

"Nunca mejor dicho, ahora la procesión va por dentro. Siempre que llegaba esta época, todos los años teníamos la incertidumbre del tiempo que haría para ver si podríamos salir o no, pero actualmente ya no hay ni incertidumbre. Teníamos claro que no se podía hacer nada porque las cosas no están como para eso. Y lo vivimos con pena por no poder celebrar algo por lo que llevamos esperando un año entero", añade Javito Pazos, presidente de la Cofradía del Amor Hermoso.

Antes de que la pandemia irrumpiese en el mundo, las diferentes bandas pontevedresas de tambores y cornetas empezaban a ensayar ya en octubre, y los meses previos a la Semana Santa eran una vorágine para los organizadores de los desfiles religiosos.

"Es necesario organizarse y preparar el tema de las velas, los hábitos, las flores... Son muchas cosas que requieren tiempo", explica Pazos.

En esta ocasión, no ha habido opción ni a preparativos. "Al principio tienes la esperanza y dices: las bandas ya están ensayadas de otros años y con poco tiempo les llega. Y vas forzando; pero salimos de Navidad como salimos, empezó a crecer la tercera ola y ya vimos que la cosa iba cada vez a más. Aunque luego remitiese, al final del Carnaval ya estaba todo suspendido y no había opción", apunta Ramón Peón. "El año pasado teníamos la esperanza de que lo íbamos a poder celebrar en 2021 y este ya tenemos la esperanza de que lo vamos a celebrar en 2022 y lo cierto es que no sabemos lo que puede pasar. Las procesiones reúnen a una masa de gente y por mucho cuidado que tú tengas, a las personas que están mirando desde la acera no puedes controlarlas y ahí es donde está el problema. En una procesión de Jueves o Viernes Santo en la que que salen las siete cofradías y van también bandas de música y autoridades, más los espectadores, sumas a una gran multitud. El cofrade que va en filas no va a tener riesgo de contagio ni de contagiar, porque además va cubierto, pero los niños van a cara descubierta, las bandas también, o la gente de las aceras... todo eso son palabras mayores", apunta.

A falta de procesiones, sí habrá los demás actos propios de la Semana Santa en las iglesias pontevedresas, manteniendo siempre las medidas de seguridad anti-covid, y las cofradías y las parroquias han apostado por exponer las imágenes en los templos para que las personas que lo deseen puedan visitarlas. En el cartel que conmemora la Semana Santa de este año figura la leyenda Con la esperanza de resucitar y esa es, precisamente, la que mueve a los cofrades. "Tenemos que adaptarnos a vivir la Semana Santa en esos actos que sí podemos celebrar. Hay cofradías que hemos bajado imágenes de sus pedestales a zonas más próximas al público; otras ya están expuestas todo el año en las iglesias, como por ejemplo la Flagelación o el Sepulcro, que están en San Francisco", dicen desde la Junta Coordinadora.

Precisamente, aunque este domingo no se podrá llevar a cabo la tradicional procesión de La Borriquita ni la bendición que abarrotaba la Praza da Ferrería y su entorno otros Domingos de Ramos, esta imagen sí estará expuesta en la iglesia de San José de Campolongo, base de la Cofradía del Amor Hermoso. "En nuestra cofradía tenemos la suerte y el privilegio de tener el párroco que tenemos, que siempre está ahí para todo. Y si no salimos en procesión, intentamos hacer otras cosas. Todos los días de Semana Santa vamos a tener en el altar de la parroquia una imagen y después de las misas de las siete de la tarde habrá una charla sobre la que esté expuesta cada día. Es una forma de estar conectados a la Semana Santa. El año pasado no hubo procesiones, este tampoco, si el que viene tampoco las hay será un problema. El futuro de las cofradías es esa generación de niños y chavales de entre 10 y 14 años. Si ellos se pierden de salir tres años seguidos y no tienen esa ilusión, ¿qué va a pasar? Tienes que hacer cosas para mantener el espíritu", concluye Javito Pazos.

Domingo de Ramos
La bendición de ramos se realizó este domingo en las misas de todas las parroquias. Estos son algunos de los actos previstos para esta jornada y la del lunes:

En Campolongo
Este domingo estará expuesta en la iglesia de San José de Campolongo la imagen de La Borriquita, de 9.30 a 13.00 y de 17.00 a 21.00 horas, para que las personas que lo deseen puedan visitarla, y el Lunes Santo estará la imagen de la Oración en el Huerto. En el mismo horario habrá sacerdotes disponibles para confesar.

En Santa María
La bendición de palmas y ramos, con la que se conmemora la entrada de Jesús en Jerusalén, se hará en todas las misas de este domingo (9.30, 11.00, 12.00, 13.00 y 20.00 horas). El Lunes Santo, habrá confesiones en la Real Basílica a partir de las 11.30 horas y celebración comunitaria de la penitencia a las 20.30, al término de la misa de la tarde. También este lunes dará comienzo el Triduo de la Soledad, que culminará el miércoles 31.

"Este año la procesión va por dentro"
Comentarios
ç