Dos años de cárcel para una persona con drogodependencia por robar a su madre

Los hechos, que ocurrieron en Redondela, ya se habían repetido en anteriores ocasiones, según el relato de la víctima
La Audiencia Provincial de Pontevedra. ARCHIVO
photo_camera La Audiencia Provincial de Pontevedra. ARCHIVO

Primero, en el juicio oral, negó cualquier adicción a las sustancias estupefacientes. Después, en el recurso presentado por su representante legal ante la Audiencia Provincial de Pontevedra, intentó que le fuese estimada la drogadicción como circunstancia atenuante. El tribunal provincial no admitió tal alegación, como tampoco dio por buena la segunda, que invocaba falta de prueba suficiente al entender que la sola declaración de la víctima no sería abundante para enervar la presunción de inocencia del investigado.

Un individuo, vecino de Redondela, ha sido condenado en segunda instancia a dos penas de un año de cárcel por sendos delitos de robo con violencia e intimidación cometidos contra su propia madre, llevándose en ambos casos pequeñas cantidades de dinero para, según todos los indicios, sufragar su consumo abusivo de drogas.

Los hechos relatados se produjeron el mismo día, en noviembre de 2020, en la citada localidad del Sur de la provincia. El primero, según detalla el juez en su sentencia, ocurrió cuando el investigado "se aproximó a su madre y, con ánimo de obtener un beneficio ilícito patrimonial, le exigió que le diera dinero" al tiempo que la amenazaba y la insultaba. De ese modo, consiguió que ella le entregase diez euros.

Lejos de verse satisfecho, ese mismo día, ya por la tarde, el procesado "volvió a abordar a su madre con el mismo ánimo y le exigió dinero, negándose ésta, tirándole él del bolso y forcejeando hasta que logró hacerse con él". Al mismo tiempo, volvía a insultarla y a amenazarla. En este segundo episodio, el acusado se hizo con 30 euros antes de tirar el bolso en un banco de las inmediaciones del lugar en el que se encontraban, donde fue recogido por la Policía.

La perjudicada, que no reclamó nada por lo ocurrido, ofreció un relato coherente y verosímil, más que suficiente, según el tribunal, para enervar la presunción de inocencia del investigado. En el plenario, además, la víctima declaró su "temor hacia su hijo, que es agresivo, demandando el dinero para costearse su adicción", a lo que añadió que "le he perdonado muchas veces, pero ya no quiero darle más oportunidades".

El presente dictamen, confirmado ahora por la Audiencia de Pontevedra, puede ser recurrido una vez más, ahora ante el Tribunal Supremo.