martes. 21.09.2021 |
El tiempo
martes. 21.09.2021
El tiempo

Dos años y diez meses de cárcel por maltratar, vejar y someter a su pareja

undefined
La primera sentencia fue dictada en los Juzgados de A Parda. RAFA FARIÑA
Los hechos ocurrieron en la ciudad de Pontevedra entre 2016 y 2018, el tiempo que duró la relación entre la víctima y el agresor

Entre la Nochevieja de 2016 y el verano de 2018, una vecina del casco viejo de la Boa Vila atravesó una situación límite. El Juzgado de lo Penal 4 de A Parda, primero, y la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial, ahora, consideran acreditado que en ese tiempo fue objeto de un delito de maltrato habitual en el marco de la violencia contra la mujer y de hasta siete delitos de lesiones.

Por todo ello, su entonces pareja ha sido condenada a dos años y diez meses de cárcel, además de seis años de alejamiento y prohibición de comunicación con la que era su pareja, y a la que sometió a una situación de miedo constante, con golpes, insultos y amenazas a diestro y siniestro.

La sentencia destaca que agresor y víctima convivieron durante unos dos años en dos domicilios de la ciudad del Lérez, y que "durante toda su relación, especialmente a partir de diciembre de 2016 y hasta que finaliza julio de 2018, la menospreciaba continuamente, imponiéndole continuamente situaciones de sometimiento, anulando su voluntad, dirigiéndole frases que le faltaban al respeto tales como que era una puta, una burra o una muerta de hambre, que no valía para nada, creando un clima de dominación que generó ansiedad en la víctima".

Junto al manifiesto maltrato psicológico, por el que la mujer tuvo que recibir atención especializada, se produjeron diversos episodios de malos tratos físicos.

El primero de ellos, en la Nochevieja de 2016, acabó con la mujer tendida en el suelo tras ser agarrada por el cuello y proyectada contra la pared. Se golpeó con un mueble. Pese a todo, no recibió asistencia, e incluso acabó yendo a cenar a casa de la madre del investigado.

En julio de 2017, cuando se disponían a acudir a una concentración de motos, la mujer le dijo a su pareja que no le acompañaría ante sus repetidos insultos. Ante eso, él lanzó la maleta por los aires y, mientras ella lloraba, le volvió a agarrar por el cuello, empujándola y dejándola caer. Como en la anterior ocasión, ella acabó cediendo a la presión y fue con él sin dar cuenta a nadie de lo ocurrido.

Algo similar ocurrió en septiembre, antes de Los Milagros de Amil, a donde tuvo que ir contra su voluntad después de una nueva agresión y empujón contra la pared. En algunas de las ocasiones, como ocurrió una vez en la cocina, la hija de la víctima fue testigo de las agresiones e intentó impedirlas.

Ya en 2018 se produjeron al menos tres episodios similares, uno en el que el agresor lanzó el móvil de la víctima y después a ella contra la mampara del baño, volviendo a agarrarla del cuello, otra en la que, tras una cena de trabajo, él le recriminó el hecho de haber ido y su vestimenta, volviendo a agarrarla de forma brusca, y una última en la que se enfadó porque no le saludó cuando llegó a casa, doblándole los dedos en un altercado en el que el teléfono móvil volvió a estar de por medio.

Contra esta sentencia, el encausado podrá presentar un último recurso, si así lo cree oportuno, ante el Tribunal Supremo.

Ocho delitos
Uno de maltrato y siete de lesiones
Los jueces estiman que los ocho delitos que pudieron acreditarse en este episodio de violencia de género se traducen en una pena de dos años y diez meses de cárcel, al entender que uno de ellos es maltrato habitual y los siete restantes lesiones leves. Junto a ello, el tribunal le impone seis años de alejamiento y otros seis de privación del derecho a tenencia o porte de armas.

Reducen la indemnización
La única modificación que establece la Sección Cuarta de la Audiencia de Pontevedra en relación con la sentencia de instancia se produce en la indemnización por los daños morales, que reducen de los 6.000 euros inicialmente fijados a 3.000.

Dos años y diez meses de cárcel por maltratar, vejar y someter a su...
Comentarios
ç