El CEIP de Barcelos convoca un consello escolar urgente por la demolición del gimnasio

Las grietas en el pabellón obligan a reubicar las clases de educación física en las pistas exteriores de la plaza y en otros espacios del colegio público

Entrada al colegio CEIP Barcelos cerrada por la Rúa do Rouco. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Entrada al colegio CEIP Barcelos cerrada por la Rúa do Rouco. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

El CEIP de Barcelos celebrará el próximo martes, día 5, un consello escolar extraordinario "para informar ás familias" de la situación del colegio, tras conocerse que la aparición de grietas obligará a demoler el gimnasio. El concejal de Educación, Demetrio Gómez, explicó este miércoles que la instalación lleva mes y medio cerrada por razones de seguridad. El edil también garantizó que tanto el alumnado como el profesorado "non corren ningún perigo".

El Concello contratará obras de emergencia para reconstruir el pabellón. Los trabajos comenzarán de inmediato y serán pagados por la Administración local porque el edificio es propiedad municipal. El presupuesto del proyecto, en el que ya se está trabajando, aún no está cerrado.

Los desperfectos se vinculan a la construcción de un edificio al lado del colegio

Los servicios municipales sospechan que la presencia de grietas se debe a la construcción de un edificio anexo, en la Rúa do Rouco, que ha implicado trabajos de excavación y el levantamiento de un muro de contención. Los técnicos harán una inspección a esta obra para analizar si cumple con todos los requisitos autorizados en la licencia. De lo contrario se abrirá el correspondiente expediente.

La decisión de demoler el gimnasio de Barcelos se produce después de que "aumentaran as fendas" dentro del recinto. Aunque en principio se preveía el arreglo de la estructura, finalmente se ha optado por su reconstrucción para tener las máximas garantías de seguridad.

Este espacio no ha sido el único del centro educativo que ha sufrido hendiduras. La sala de profesores también está afectada, así como la entrada del alumnado de Infantil por la Rúa do Rouco, que ahora se realiza por el acceso principal, por Barcelos. Al contrario de lo que ocurre en el gimnasio, estas dos zonas se salvarán de la piqueta al ser posible su reparación. "Vanse coser as fendas con grapas", explicó Gómez, que avanzó que los trabajos en estas dos áreas se harán con posterioridad, probablemente durante las vacaciones de Navidad, con el colegio vacío.

                      Imagen de las obras de construcción de un nuevo edificio en la Rúa do Rouco con el colegio de Barcelos al lado.
Imagen de las obras de construcción de un nuevo edificio en la Rúa do Rouco con el colegio de Barcelos al lado.

Las clases

 Los riesgos detectados en el pabellón ha obligado a la dirección del centro a buscar alternativas a las clases de educación física. "Estanse a ocupar espacios que temos no colexio e tamén as pistas deportivas de Barcelos", explicó el director del CEIP, Luis Arceo, que agradece la comprensión de las 33 personas que componen el equipo de profesorado y del resto de la comunidad educativa por esta incidencia, que no afectará al resto de actividades lectivas.

Arceo recordó que el gimnasio se cerró en el momento en el que se detectaron las primeras grietas. "Cando derrubaron o edificio do lado apareceron as fendas nas paredes. E puxémolo en coñecemento da Xunta e do Concello", señaló. "A partir de aí, fixemos un seguemento diario. E as fendas foron a máis", añadió.

Después del cierre preventivo del pabellón, la dirección del centro educativo público decidió clausurar también la entrada de Infantil por la Rúa do Rouco. La medida se puso en marcha el pasado martes, previa comunicación a las madres y los padres del alumnado, y con el beneplácito de la Consellería de Educación y de los técnicos municipales.

Comentarios