El Área Sanitaria pisa el acelerador para recortar las listas de espera

Refuerza quirófanos y consultas para recuperar los tiempos precovid, aunque avanza que el reto "non é fácil" ▶ Pontevedra maneja algunos de los mejores plazos de Galicia, pero de media hay que esperar 49 días para operarse y 42 para ir al especialista, dos semanas más que en 2019 
Yolanda Sanduende, José Flores y Susana Romero (de izquierda a derecha) en Montecelo. JAVIER CERVERA
photo_camera Yolanda Sanduende, José Flores y Susana Romero (de izquierda a derecha) en Montecelo. JAVIER CERVERA

El Área Sanitaria de Pontevedra y O Salnés ha subido el pistón con un objetivo claro: rescatar las listas de espera que se manejaban en 2019, cuando nadie intuía la pandemia que, meses después, pondría el sistema sanitario contra las cuerdas. 

El gerente, José Flores, explicó este martes que el reto ha llevado a elevar el ritmo de actividad en casi todos los frentes. Así, aseguró que todos los quirófanos están funcionando "ao 100% da súa capacidade" y que tanto las consultas como las áreas dedicadas a realizar pruebas diagnósticas están trabajando de mañana y tarde para rebajar los tiempos de espera. 

Las últimas listas oficiales, publicadas este martes por el Sergas con los datos recopilados en junio de este año, revelan que el Área Sanitaria sigue manejando algunos de los plazos más cortos de Galicia en atención sanitaria y que puede presumir de haber reducido casi a la mitad los promedios que se formaron en 2020, cuando había que esperar más de 90 días para pasar por bisturí.

¿Cuál es el gran escollo? Que, pese a esto, las diferencias con la era precovid siguen siendo notables y con el agravante de que "cada vez se inclúe máis xente nas listas". De ahí, que el propio Flores avanzase que el objetivo de recuperar las listas precovid "non é fácil". "Todavía temos moito que traballar".

Cirugía: 49,4 días y 4.301 personas esperando turno

En el Área Sanitaria el tiempo medio para someterse a una operación se ha situado en los 49,4 días, 43 menos de los que se llegaron a contabilizar el primer año de pandemia, pero 15 más de los que se contaban en 2019. 

De las siete áreas gallegas, es el segundo mejor resultado, solo superado (a la baja) por los 48,4 días que arrojan Lugo y Ferrol. Eso sí, tal y como advertía el gerente, el número de personas que están citadas para someterse a una intervención quirúrgica es el más alto de los últimos años. Exactamente, 4.301, casi el doble de los que había hace cuatro años.

La parte ‘positiva’ es que la inmensa mayoría (el 84%) llevan en espera menos de tres meses y que los casos más urgentes (calificados de Prioridad 1) aguardan un promedio de 14,5 días para pasar por bisturí. 

En el distrito de Pontevedra (que abarca los hospitales Montecelo y Provincial) el tiempo medio de espera para ser intervenido asciende a 51,6 días. Las operaciones con más demora son las de Otorrinolaringología (71 días), Ginecología (57,1) y Urología (54,4). Y las que tienen más pacientes en cola, las de Traumatología (964), Cirugía General y Digestiva (773) y Oftalmología (609). 

En O Salnés el plazo promedio para ir a quirófano es menor: 36,9 días, y de todas las especialidades Oftalmología es la que tiene más demora y más demanda: 41,9 días y 196 pacientes en lista. 

Consultas: 42,3 días y casi 24.000 citas pendientes

Los pacientes del Área Sanitaria esperan un promedio de 42,3 días para acceder a una primera consulta del especialista, ocho menos que cuando irrumpió el covid, pero 14 más que en 2019. 

La cifra se corona como la segunda mejor de Galicia, llegando a recortar un 50% la media gallega y más de un 60% los tiempos de Ourense ( donde hay que esperar hasta 108,6 días para primeras consultas). Ahora bien, tal y como ocurre con las cirugías, es un plazo que varía según el distrito y en este caso el que sale ganando es el de la ciudad del Lérez. 

En Pontevedra constan 17.972 personas aguardando cita con el especialista y el tiempo media de espera es de 39,6 días. Las consultas con más retraso son las de Pediatría (74,9 días), Anestesiología (65,9), Rehabilitación (49), Neurología (46,9) y Reumatología (45,6), y las que tienen más pacientes citados son las de Oftalmología (2.818), Rehabilitación (2.070), Dermatología (1913), Ginecología (1.759) y Traumatología (1.625).  

En el Hospital do Salnés el plazo promedio para acudir al especialista se mueve en los 50,7 días. Traumatología es el área con más demora (78,5 días) y con más pacientes en lista (1.378), si bien también son reseñables las situaciones de Rehabilitación y Urología (que superan los 60 días) y de Dermatología y Otorrino (con más de 1.500 citas pendientes).

5.000 pacientes esperan una prueba radiológica 

A nivel de pruebas diagnósticas, las radiológicas son las que arrojan plazos más largos y más solicitudes, con 4.991 citas pendientes en verano. No obstante, una de las cuestiones más llamativas es la brecha que existe en este caso entre ambos distritos, ya que si en Pontevedra la media para someterse a una prueba de rayos es de 29,1 días, en O Salnés la cifra asciende a 117. ¿Por qué? Según explicó la directora de Hospitalaria, Yolanda Sanduende, la diferencia se debe sobre todo a que las ecografías necesitan in situ un radiólogo, un perfil que escasea. 

En el distrito pontevedrés las pruebas que más tardan son las de ecografía ginecológica (47,6 días) y resonancia magnética (41,3), pero aún así son cifras que siguen colocando a Pontevedra en la parte alta de la tabla. En Galicia el plazo medio para hacer una resonancia es de 82,6 días (el doble que en la Boa Vila) y el de una ecografía supera los 106 (el triple que en Pontevedra).

El Sergas ofrece otros hospitales para las operaciones con más retraso

El objetivo de volver a los tiempos que se manejaban antes de la pandemia ha llevado al Sergas a potenciar la figura del hospital único gallego. Concretamente, ha decidido ofrecer a todos los pacientes que lleven más de seis meses esperando una operación la posibilidad de ser intervenidos en alguno de los 14 hospitales públicos gallegos antes de que finalice el año. En el caso de Pontevedra habría que actualizar el dato, pero el balance realizado en junio arroja que al menos hay 37 personas en esta situación. 

¿Penaliza decir que no? Depende. El gerente José Flores precisó que las personas que prefieran operarse en el Área Sanitaria de Pontevedra podrán rechazar la invitación sin perder su puesto en las listas. Por el contrario, admitió que cuando el Sergas brinda la oportunidad de operarse en un centro concertado y el paciente declina la propuesta, ésta "pasa a outra lista", conocida como la no estructural. En todo caso, Flores defendió que "isto non quere dicir que non se vaia intervir", además de subrayar que las listas oficiales están realizadas con "datos veraces" y los criterios "de sempre".

Comentarios