El área sanitaria está preparada para desescalar: "No hay casos graves de covid"

El jefe de Neumología asegura que la gran mayoría de los ingresados con coronavirus son "mayores con patologías de base" ▶ La mitad de los vacunados no desarrollan síntomas
Dos sanitarios, este martes en el exterior de Montecelo. GONZALO GARCÍA
photo_camera Dos sanitarios, este martes en el exterior de Montecelo. GONZALO GARCÍA

El escudo de la vacuna y las características de las variantes covid en circulación, que hasta la fecha parecen ser más leves que sus antecesoras, han mutado por completo el perfil del paciente infectado por coronavirus. Tan es así, que en el Chup llevan varias semanas sin ver ni un solo caso de un enfermo contagiado que necesitara cuidados hospitalarios únicamente por la infección causada por el coronavirus. Y, además, los casos de pacientes no vacunados que terminaban en el hospital también se han visto reducidos a la mínima expresión.

El jefe de Neumología y coordinador de la asistencia pacientes covid, Adolfo Baloira, puntualiza que la práctica totalidad de los pontevedreses que están siendo ingresados con covid son "personas muy mayores con distintas patologías de base" y que en muchos casos incluso son diagnosticados a raíz de esas otras enfermedades basales o de pruebas diagnósticas.

El especialista precisa que en estos momentos solo existe un tipo de pacientes que "nos preocupan un poco" y para los que se ha desarrollado un protocolo especial. Fundamentalmente, personas inmunodeprimidas con patologías hematológicas severas, como leucemias y linfomas, y pacientes trasplantados que, a causa de los tratamientos que toman, disponen de menos células productoras de anticuerpos. Para estos casos el servicio pontevedrés ha desarrollado un protocolo específico, que contempla la administración del antiviral Remdesivir, "incluso de forma ambulatoria, durante tres días".

No obstante, en términos generales el especialista asegura que "hemos alcanzado una situación epidemiológica estable" que permite avanzar en la desescalada en los términos que están planteando las autoridades sanitarias. Así como hace unos meses Baloira se mostraba "bastante estricto" con las recomendaciones, en la actualidad considera que el área sanitaria y el país en general están listos para gripalizar el covid: "Ahora sí nos lo podemos permitir, porque no estamos viendo casos graves. Al menos la mitad de los vacunados cursan la enfermedad asintomáticos y el resto presenta síntomas en las vías respiratorias superiores que no revisten mayor gravedad. Las personas inmunodeprimidas sí deben seguir usando mascarilla en interiores, pero el resto no, porque lo más probable es que, si está vacunado, la infección sea muy leve", indica a preguntas de este medio.

El neumólogo se muestra convencido de que el covid seguirá circulando y que lo hará de forma continua, sin el carácter estacional del virus de la gripe. No obstante, ve difícil que las posibles mutaciones futuras aumenten la agresividad del virus o lo hagan más resistente a las vacunas. Un supuesto que, en todo caso, cree que se podría sortear, porque "ahora tenemos tecnología para crear nuevas vacunas en muy poco tiempo".

PRUEBAS. La falta de cuadros graves siempre es motivo de aplauso, pero también tiene sus efectos colaterales a nivel de investigación. En el Chup, por ejemplo, al igual que en otros hospitales del país, "está habiendo problemas de reclutamiento" de pacientes para desarrollar el ensayo clínico del Aplidin, un antiviral desarrollado por la farmacéutica gallega PharmaMar que pretende bloquear la reproducción del SARS-CoV-2.

"Los pacientes incluidos en el ensayo tienen que ingresar por una infección provocada por covid, generalmente una neumonía, pero llevamos varias semanas sin poder meter ningún caso nuevo, porque todos los que tienen enfermedades severas de base están excluidos (...). De hecho, esta fase del ensayo debería acabar a finales de mes, pero es posible que el período se alargue", explica Baloira.

Comentarios